Felicidades, estás dentro.

Estás dentro de la BETA CERRADA - FASE 3. Puedes conectarte a GTAHUB y comenzar a jugar.
Ingresa la siguiente conexión dentro de RAGE: ++applicant.playIP++. Para ver cómo ingresar haz click aquí.

Todavía no llegó tu turno.

Estás registrado en la BETA. Para ingresar a GTAHUB, debes completar el proceso de whitelist https://gtahub.gg/fase2.

La FASE 3 ya inició

Escribe el correo con el que te registraste debajo para ver si estás en la WHITELIST.

Brian Gambi



  • Nombre del personaje: Brian Gambi

    Edad OOC: 18

    Edad IC: 27

    Breve historia del personaje:

    Brian Gambi, nació el 06/03/1993 con una infancia acogedora, muy diferente a la de su padre, quien fue un militar que hizo todo lo que pudo por ayudar a sus dos hijos. Una vez acabados los estudios, decidió seguir los consejos que su padre le inculcó a temprana edad. Por lo que se alistó al ejército. Una vez trasladado a territorio hostil, le ocurrió algo a su hermano Jhon que le marcaría de por vida. Como consecuencia del accidente, los mellizos crearon un vínculo de hermandad que hasta día de hoy mantienen. Al no creerse aptos para volver a servir como militar pero queriendo seguir defendiendo a los ciudadanos, optaron por defender la ciudad de los delincuentes.

    ¿Qué nuevos retos le podría deparar las sombrías calles de Los Santos?

    Historia completa del personaje:

    En la siguiente historia se hablará de Brian, quién será el protagonista.
    Para poner en contexto la vida de dicha persona, se tiene que hacer una pequeña aclaración de lo sucedido antes de su nacimiento.

    Era un caluroso día de agosto en Florida, más concretamente en la ciudad de Jacksonville.
    Michael era residente allí y como cualquier otro ciudadano más se encontraba desayunando una taza de café con sus tiras de bacon crujientes. Fue antes de cerrar la cocina cuando entró por la puerta una señorita, parecía agotada y sedienta. Portaba un saco en la espalda. De un primer vistazo se podía deducir que era extranjera.

    Ella se acercó a la barra y pidió un vaso de agua con gas. Fue ahí donde tuvieron un primer contacto. Empezaron a hablar, contar anécdotas, etc. Tuvo el buen gesto de invitarle a una jarra donde pudo conseguir su confianza. Fue ahí cuando le propuso que se quedara en su casa unos días hasta que se pasara la ola de calor que acechaba la ciudad.
    Ella aceptó y fueron a vivir juntos.
    Ese fue el primer encontronazo que tuvieron y quién iba a decir que en un futuro serían padres de dos hijos: Brian y Jhon.

    Tras estar unas semanas juntos recién conocidos, Sara le dio la noticia a Michael de que estaba embarazada. Michael tras escuchar esas palabras y al hacerse una idea de lo que iba a suponer tener que mantener a tantas personas, optó por alistarse en el ejército para intentar ser alguien en la vida y aportar lo que pudiese para mantener a sus hijos.

    Aunque iba a ser un golpe duro todo lo que le iba a deparar el futuro, la madre decidió volver a su país natal, donde se encontraban sus familiares quienes la ayudarían a cuidar a las criaturas. Durante varios meses, la pareja se mantuvo en contacto enviándose cartas.

    Al pasar los 9 meses, Sara rompió aguas y fue trasladada al hospital central de la ciudad, en la planta 3. Daniel, ante tal noticia dijo a sus superiores que por necesidad paternal debía regresar con su amada para poder cuidar de ella y sus hijos. Se encontraba nervioso e incómodo, ya que el ambiente era muy diferente al que estaba acostumbrado en Estados Unidos y no ayudaba que no se le permitiera acceder a la habitación donde su esposa se encontraba dando a luz. Al ser informado que todo había salido con éxito y por fin pudo ver a los dos mellizos se le cayeron las lágrimas de la emoción. Sin duda un 6 de marzo de 1993 que recordará durante toda su vida.

    Con 3 años, Brian conoció a lo que es actualmente su mejor amigo, llamado “Robert”. Se conocieron el primer día de clase, ambos siempre que les preguntaban qué iban a querer ser de mayor contestaban que querían ser parte de la policía.

    A la edad de 5 años, al pequeño Brian le gustaba todo tipo de deportes, a veces iba al parque junto a su hermano a jugar a la pelota con sus amigos, otras veces le apetecía coger su bici y dar un par de vueltas por el barrio junto a Robert. Estaba muy unido a su madre, se lo pasaba muy bien cuando iba al supermercado con ella, ya que siempre le recompensaba con una pequeña golosina. También era muy estudioso, pasaba tardes enteras repasando la lección en el sofá...

    A los 10 años, la madre por necesidad tenía que obtener más dinero para poder mantener a sus dos hijos, lo cual tuvo que ampliar las horas trabajando y le impedía pasar tanto tiempo con sus hijos. Una vez oscurecía el día, su madre tenía que despedirse de él y su hermano cada noche, porque la contrataron de camarera en un bar nocturno. Entonces el pequeño se ponía triste porque no le podía arropar su madre, en cambio su padre aprovechaba y le contaba diariamente anécdotas que le ocurrieron estando sirviendo en Estados Unidos. En resumen, era bastante realista contando lo que le pasaba. Gracias a esas historias, le empezó a interesar todo aquello que estuviera enfocado en la protección de los civiles.

    A medida que fue creciendo, con la edad de 12 años. Empezó a indagar en el mundo de los cuerpos de seguridad. Se pasaba horas viendo documentales con su hermano, todo esto le acabó afectando de forma negativa en los estudios, obligándole a recuperar varias asignaturas y su hermano pasaba de él, porque no le interesaba, de hecho se pasaba gran parte del día entrenando en el gimnasio.
    A los 14 años, Brian conoció a su primer amor, se llamaba Samantha. Era una chica con el pelo rubio y ojos azules. Lo que más le atraía de ella era la sinceridad con la que se tomaba todas y cada una de las conversaciones que mantenía con él.

    A la edad de 17 años cortó con ella por diferentes razones, principalmente no le estaba llevando por buen camino y fue su hermano Jhon quien tuvo que abrirle los ojos y ver que la gente con la que se rodeaba no le aportaban nada positivo en su vida. Esto le hizo retomar a tiempo los estudios.

    Tras haber pasado un año de estudio, tenían claro a qué se iba a dedicar. El día 27 de septiembre del 2011, con 18 años tomó un avión junto a su hermano Jhon dirección Florida para alistarse a las fuerzas unidas de EE.UU.

    Tras soportar duros entrenamientos a diario durante casi 3 años fueron formados y terminaron la milicia. En el 2014 fueron destinados a Irak, sin duda una de las zonas más conflictivas. Ahí supieron lo que era el esfuerzo y vieron cómo se juegan la vida en cada momento.

    Trágicamente en el 2018 su hermano Jhon recibió un impacto de granada en combate, obligándole a retirarse urgentemente y tuvo que ser operado en una de las tiendas de campaña instaladas en el puesto avanzado para intentar estabilizarlo. Una vez hecho exitosamente fue trasladado al Centro Médico Militar.
    A consecuencia de tal ocurrido, Brian no dejó tirado a su hermano y decidió dejar el ejército para ayudar en la recuperación de su hermano. Desde ese momento se creó un vínculo de hermandad que los uniría mucho más posteriormente.

    Para llevar a cabo dicha recuperación, lo destinaron a la ciudad de Los Santos, puesto que los recursos que necesitaban se encontraban allí, y Brian quiso retomar su sueño de pequeño, el cual era ser policía.
    Para llevar a cabo dicha recuperación, lo destinaron a la ciudad de Los Santos, puesto que los recursos que necesitaban se encontraban allí.
    Actualmente no se sabe el futuro que le deparará a Brian, si aún mantiene el sueño de pequeño que su padre le mostró, o si a causa de tal fatídico suceso de casi perder a su hermano se buscará un modo distinto de ganarse la vida.

    Brian es una persona con ciertas intimidades, por ejemplo. Es un tanto introvertido, por lo que en un principio le puede llegar a costar relacionarse con gente nueva, aunque una vez empieza a coger confianza suele confesar hasta sus mayores problemas a los demás. También tiene claro el momento en que su hermano casi pierde la vida, traumando esa experiencia y haciéndole difícil superarla porque cada vez que escuche un estallido le puede llegar a afectar mentalmente. En cuanto a su físico, no le supone un problema la resistencia ni los combates por su disciplina en las artes marciales y su conocimiento armamentístico. Pero lo que más destaca en él es la lealtad que tiene hacia los que lo son con él, llegando a poner en riesgo su integridad por alguien que le importe.


Accede para responder