Felicidades, estás dentro.

Estás dentro de la BETA CERRADA - FASE 3. Puedes conectarte a GTAHUB y comenzar a jugar.
Ingresa la siguiente conexión dentro de RAGE: ++applicant.playIP++. Para ver cómo ingresar haz click aquí.

Todavía no llegó tu turno.

Estás registrado en la BETA. Para ingresar a GTAHUB, debes completar el proceso de whitelist https://gtahub.gg/fase2.

La FASE 3 ya inició

Escribe el correo con el que te registraste debajo para ver si estás en la WHITELIST.

Piero DiAngelo



  • Historia de Piero DiAngelo

    Piero DiAngelo nació en Liguria, en una familia extremadamente rica. Piero, era el mediano entre sus hermanos, concrétamente eran tres en total, tiene ventiocho años y nació el 22 de Junio del 1992. Piero es una persona que normalmente se deja llevar por sus impulsos a pesar de lo calculador que es en su dia a dia. Le gusta el hecho de poseer tanto dinero, esto se debe a su padre, un hombre de negocios, el más famoso de toda Liguria y muy conocido en el resto de Italia. Piero, también es una persona extremadamente educada, caballerosa y respetuosa, además de muy observador y perfeccionista. Sus hobbys son, jugar al golf, tomar café en terrazas soleadas y todo lo relacionado con el deporte automovilistico, ya sea de coches o motos. Las venticuatro horas Lemans, Fórmula1 MotoGP etc. Desde pequeño le gustó el mundo del motor, tiene conocimientos de ingenieria automovilistica. Además le gusta ir siempre a la moda dando uso a la ropa, generalmente llamada como "elegante", con trajes, camisas, chalecos y americanas.
    Siente muchísimo asco a las ratas y pánico a las cucarachas, además, tiene multitud de pesadillas con la cárcel, no podría verse nunca dentro de esta.

    Le gusta la vida que ha llevado en Liguria, una vida de lujo donde además se regocijaba en ella. Un día, el que parecería uno cualquiera, Piero fue a un casino en el cual perdería todo su dinero. Dejándose llevar por su cabezoneria e ignorancia. Cuando su padre se enteró tuvo una fuerte discusión con Piero y este, desesperado por haberle fallado a su padre, a sí mismo e incluso a su familia, le propuso que haría cualquier cosa para recuperar todo el dinero perdido y que jamás volvería hacer una tontería así. Entonces, su padre se llevó a Piero a un parking con muy poca luz en el que ya había varios coches de color oscuro. Cuando Piero y su padre salieron del coche, del resto de vehículos salia más personas. Piero pudo reconocer a muchos de ellos, pues anteriormente los había visto en su propio cumpleaños cuando era más pequeño o en las partidas de golf semanales del padre.

    Cuando Piero y su padre se meten de nuevo en el coche, se dirigen al puerto más cercano, una vez llegan, detienen el coche y el padre le cede una pistola a Piero que ya estaba en un falso fondo bajo sus propios pies. Piero, que por primera vez sujetaba un arma, no dijo ni una sola palabra, se limitó a guardarla dentro de su pantalón y a seguir a su padre.
    Al poco tiempo, las mismas personas que estaban en el parking hacía su aparición frente a un muelle concreto. A los pocos minutos, dos lanchas inflables llegaban en las cuales se podía ver lo que parecía cajas cuadradas del tamaño de una caja de zapatos. Entonces Piero comenzaba a comprender de donde salía tanto dinero y tanto poder que su padre siempre ha tenido.

    Durante la descarga, de los contenedores metálicos del puerto y caminos, empezaban a aparecer policías, resultaba que era una redada. Piero tomó a su padre del brazo para salir corriendo dirección a su coche y en el camino, su padre recibe dos disparos, uno en el abdomen y otro siete centímetros más arriba. Su padre, agonizando le dijo: "Escóndete hasta que el Don de contigo, él te sacará de aquí, pues esta ciudad ha perdido la poca lealtad que quedaba". Piero, comprendió que se moría desangrado y que moriría decepcionado con él. Entre llanto, rabia e impotencia, corrio tan rápido como pudo, fue a casa, tomó una mochila y cuatro atuendos.

    Tras ocho largos dias malviviendo en la calle, un coche negro se le para en una calle cualquiera de Liguria. Con el vehículo en marcha, una de las ventanillas traseras, opaca completamente, desciende y un rostro conocido le dice abre la puerta y le dice: "Suba, el Don le espera".
    Piero, sube al coche, un coche de tapicería de cuero color chocolate, se apreciaba el lujo interior. Y sin mediar palabra a lo largo del trayecto, el cual acaba en una gran mansión a las afueras de Liguria, donde se presenta ante el Don.

    Tras cuatro horas, Piero sale de la mansión con un billete de avión en mano y un papel con una lista en ella en la otra.
    Piero sale de la mansión junto con otra persona que ya le esperaba en la puerta, dentro de un coche ya arrancado, en el asiento del copiloto, pues también había recibido la misma misión. DiAngelo estaba decidido y listo para expandir la influencia de la mafia en la que su padre estaba metido y en la que el, sin saberlo, también había sido introducido. Su misión consistía en expandir la influencia de la mafia en otra parte y tenía que ser lejos de Italia, por lo que fue destinado a Los Santos, donde tendría largo trabajo por hacer, una familia que formar y una lealtad que expandir.


Accede para responder