Felicidades, estás dentro.

Estás dentro de la BETA CERRADA. Puedes conectarte a GTAHUB y comenzar a jugar.
Ingresa la siguiente conexión dentro de RAGE: ++applicant.playIP++. Para ver cómo ingresar haz click aquí.

Todavía no llegó tu turno.

Estás registrado en la BETA. Para ingresar a GTAHUB, debes completar el proceso de whitelist https://gtahub.gg/fase2.

La BETA cerrada ya inició (FASE 2)

Los primeros 5000 registrados ya pueden ingresar a jugar. Escribe el correo con el que te registraste debajo para ver si estás en la WHITELIST

Nate Brook



  • Nate Brook nace un siete de enero de 2000 Nate es un joven
    residente de El Bronx, Estados Unidos con una personalidad
    cordial pese a todos los acontecimientos que ha vivido desde edad
    temprana, algo olvidadizo, es de las personas que cuando algo
    llama su interés o preocupación se olvida de lo demás, gastando
    toda su energía en ello. Le gusta bromear, sobre todo lo hace
    cuando está nervioso para lidiar con situaciones, para estrechar
    relaciones y para tantear a otras personas. No posee ningún tipo
    de maldad, pero si un temperamento fuerte en situaciones límites.
    Es observador; resultado de la vida tan humilde que siempre ha
    llevado, de donde procede no puedes permitirte el lujo de caer en
    la misma piedra dos veces, y si te andas listo aprendes de las
    caídas de otros, sinónimo de menos peligro. Para él la lealtad es
    algo que se gana, y no hay nada más sagrado para Nate que la
    familia, ya sea de sangre o para la sangre, valora y está unido a
    todo aquel que de alguna manera le ha ayudado a lo largo de su
    vida, si la quebrantan ya no habrá marcha atrás para él. Es
    inteligente pero siempre para los negocios ilegales, para este chico
    la legalidad no tiene sentido ni salida. Tiene claro que el dinero da
    oportunidades que por muchos valores que se tengan, los billetes
    abren todas las puertas hacia el éxito y mucho antes que en un
    trabajo acorde a la sociedad, en la cual ni se ve reflejado ni ha
    hecho nunca nada ni por su familia ni por él. Ha vivido siempre con
    la adrenalina bajo su piel, y aunque es un chico calmado en su día
    a día, es lo que le hace diferente; Su semblante relajado, pero con
    un interior que le pide emociones, con los años aprendió que las
    apariencias, aunque engañan ayudan, y que es mejor dentro que
    fuera, así que puede estar robando y con policías siguiéndolo, que
    congela todas sus emociones dándole paso a la adrenalina y a su
    ingenio agudo, para salir del problema en el que se encuentra. Es
    un joven valiente, que ve la vida como un juego, para poder
    afrontarla, un niño al que le obligaron a ser un hombre, pero que
    siempre conservará la infancia disfrazada en bromas que relucen
    cuando se siente en familia.
    Kane, hijo menor de la familia, de procedencia Colombia y humilde.
    Nacido y criado en la zona de baja El Bronx, al igual que su madre
    Vanessa, su padre Joseph y su hermana mayor Michelle; con la
    cual se lleva una diferencia de tres años. Este fue un hijo muy
    deseado por todos, sobre todo por su hermana que ansiaba tener
    un hermano al cual proteger por encima de todo.
    Los padres de este estadounidense se dedican a la venta
    ambulante mucho antes de la llegada de Nate, con Michelle en la
    barriga de Vanessa, el negocio le iba tan bien que montaron un
    pequeño y modesto local con toda clase de productos. El barrio
    donde se asentaron la familia de Nate era muy conflictivo, pero con
    un alquiler asequible, por eso constantemente les iban a robar a la
    tienda; mantenían como podían el negocio a flote y con la llegada
    de Nate a la vida, Joseph, el padre, se sentía tan agobiado por las
    deudas y por la responsabilidad que acarreaba ser un padre de
    familia, que se metió a la venta de drogas, siendo uno de tantos en
    aquel barrio y en El Bronx en general. La infancia de Nate fue feliz,
    llena de valores, inculcados por sus padres, sin lujos, pero con un
    techo, una cama, algún que otro juguete de tercera mano, comida
    caliente todos los días y ropa heredada de los niños del barrio, que
    las madres del lugar se iban pasando para que sus niños pudieran
    ir medianamente decentes. Lo que más tenía Nate era el amor de su
    familia y el de sus muchos amigos del barrio, era un crio popular,
    que se pasaba el día de la escuela, después en la tienda, ayudando
    a su madre, y el resto de la tarde jugando con sus amigos, a lo que
    la imaginación de esos niños les proporcionase.
    Tenía una relación muy afectiva con su padre, el cual se pasaba a
    la tienda siempre para la hora del café para contar la caja, llevarse
    el dinero, para evitar robos y de paso darle charlas al pequeño
    Nate; -Mira bien donde pisas, que uno tiene que recordar siempre
    de donde viene, pero sobre todo a donde va, le decía Joseph
    repetidas veces a su hijo, sin este saber qué sentido tenían esas
    palabras.
    Le encantaba las visitas de su padre a la tienda, porque era el
    miembro de la familia que siempre estaba más ausente, siempre
    andaba haciendo negocios para el futuro de la familia, según el
    aseguraba. Su padre era un hombre serio, por eso sorprendía tanto
    cuando gastaba alguna broma, con los únicos estudios que
    adquirió en la primera etapa del colegio, siempre estuvo trabajando
    desde muy pequeño, vivía par y por su familia.
    Admiraba a su madre, siempre sintió fascinación por la dedicación
    que le daba a todo lo que hacía dejándose el alma, como ayudaba a
    los del barrio y como sus besos siempre le hacían cosquillitas en
    las mejillas del pequeño Nate. Era una mujer que tenía a todos en
    su corazón y viceversa, sin estudios, pero con unos valores de
    unidad, dignos de una líder. Llevaba la tienda, la casa y a sus hijos
    prácticamente ella sola, y no descuidaba ni un detalle.
    Por su hermana Michelle sentía una debilidad increíble, era tanto lo
    que la quería, que siempre la tuvo como referente, y le guardaba un
    profundo respeto, porque siempre que él y sus amigos tenían
    problema con algunos niños de otro barrio era ella quien daba la
    cara, siempre estaba ahí para ayudarlo, y se sentía protegido por
    ella. Michelle tenía mucho carácter, siempre se le noto, de ideas fija
    y sin miedo a nada, pero muy inconsciente a las consecuencias de
    sus actos. Le encantaba que todas las noches se inventara un
    cuento o una canción para dormirlo, le relajaba tanto la voz de su
    hermana que siempre se quedaba dormido antes de que acabara.
    Todo iba bien, desde la ignorancia de un niño de 5 años, donde en
    su mundo solo existía el juego y más juego; pero lo cierto es que
    estaban muy mal económicamente, hasta el punto de tener que
    cerrar la tienda, donde su familia estaba ya ahogada por
    numerosas deudas, sumándole las deudas acarreadas, por un
    padre que se dedicaba a ser camello para una organización a la
    cual le debía más del dinero que pudiera generar ese hombre en su
    miserable vida.
    Venía con sus amigos de jugar un partido de futbol con otros críos
    de otro barrio cerca del suyo, cuando se encontró a su madre
    desgarrada de dolor llorando en la puerta de su casa y a su
    hermana agachada abrazándola con un semblante lleno de ira y
    con lágrimas en los ojos, rodeadas de vecinas, que mostraban su
    apoyo a esa familia rota, varios sanitarios y dos patrullas de
    policía.
    Cuando Nate vio la situación corrió como alma que lleva el diablo
    hacia su hermana y su madre gritando a pulmón que había pasado,
    ninguna de las dos fue capaz de mediar ni una sola palabra a causa
    del dolor, fueron las vecinas que con la pena reflejada en los ojos
    le contaron que su padre había fallecido, que lo habían asesinado.
    En ese instante no fue capaz de asimilar el golpe de realidad, y se
    desmallo. Cuando despertó estaban su hermana y su madre en su
    cama, y le contaron que estaban hasta arriba de deudas, que
    debían dinero aun a los proveedores de la tienda que tuvieron que
    cerrar, y que estaban en peligro porque su padre traficaba con
    droga, la cual adquiría por medio de una organización, y por
    consecuencia le debían una suma desorbitada de dinero, y
    amenazaban con matarlos si no asumían la deuda de su padre,
    siendo ese el motivo del asesinato de su padre; un ajuste de
    cuentas por impago.
    El joven asimilo como pudo toda la situación, haciendo que algo en
    el cambiara y lo enfocara en la solución con tan solo 7 años.
    Miraba a su hermana, y solo encontraba en su cara signos de furia
    y venganza; algo en su interior le decía que se avecinaban más
    problemas de los que había.
    Nate conocedor de la realidad, decidió usar la popularidad que
    tenía en el barrio y en otros cercanos para hacerse de contactos
    para mover droga, algo fácil y a la mano de cualquiera en Los
    Santos. Empezó con pequeñas cantidades, y descubrió que se le
    daba bien, era dinero fácil así que poco a poco, a medida que
    crecía en su niñez hacia la adolescencia, adquiría más experiencia
    y
    movía más; sabia como evitar y dar esquinazo a la LSPD, y sobre
    todo sabia con quién rodearse para que no le robaran. Se gano un
    nombre en ese mundo.
    Por otra parte, Michelle, asumió la responsabilidad de su padre
    hacia la organización, y comenzó a trabajar para ellos como
    camella para saldar la deuda pendiente. Así que entre ellos dos
    lograron quedar limpios de deudas, y asegurar la vida de la
    persona que ellos más querían, su madre, que poco a poco se iba
    apagando más; conocedora de la situación y a lo que se dedicaban
    sus hijos, sabía que los que entran en ese mundo mueren en él, a
    corto plazo y cuando menos te lo esperas, le mataba lentamente la
    muerte anunciada de sus hijos.
    Nate tenía 14 años cuando la deuda quedo saldada, pero su
    hermana que tenía intenciones más allá que pagar lo que se debía,
    decidió seguir trabajando para la organización, como consecuencia
    y visto lo bien que se le daba, al ya adolescente estadounidense,
    ese mundo en el que se había tenido que introducir a la fuerza,
    comenzó a tener sus propios camellos, se había ganado el respeto
    de muchos y el más importante el de sus proveedores, sabia donde
    cuando y como, sabia como lidiar con situaciones extremas y que
    decir en cada momento, parecía que había nacido para ese mundo,
    y siempre tenía hambre de más, se pasaba siempre en su mente
    trazando estrategias para librarse de todos los obstáculos que
    había a la hora de la adquisición de la droga, repartición, y venta.
    Pero de lo que aun pecaba, era de dar confianza a gente que no
    debía, porque se la jugaba, con 16 años se tuvo que enfrentar a una
    situación de vida o muerte extrema; había estado trabajando con
    un camello que con el tiempo se ganó su confianza, hecho que ese
    chico aprovecho para darle un golpe a Nate, el camello juntos a
    otros chicos más que se dedicaban al mismo mundo, lo asaltaron
    cuando transportaban la droga con otros chicos de la confianza de
    Nate, les sorprendieron en el acto matando a casi todos los que
    iban con el joven estadounidense, dejando a este para lo último,
    propinándole una paliza que casi lo dejan sin vida y en coma.
    Por otra parte, Michelle, la hermana de Nate, abordó una noche al
    jefe de la organización matándolo para cobrase la venganza de la
    muerte del padre, con tan mala suerte, que justo cuando acabo con
    la vida del asesino de Joseph, intervino la LSPD, que venían en
    redada para llevarse al jefe de la organización, pillándola en el acto.
    La hermana mayor de Nate entro en la cárcel, y este estaba en
    coma, en la unidad de cuidados intensivos de un hospital de
    Colombia.
    Su madre ante tanta desgracia asumida a la que ya la estaba
    matando, dio todo el dinero que le habían dado sus hijos este
    tiempo, al hospital, para que a Nate no le faltase cuidados médicos
    para el resto de su vida, y más tarde decidió suicidarse, al no poder
    soportar de ver el cuerpo de su hijo Nate vivo solo por una
    máquina, que lo hacía estar en coma, y a su hija en la cárcel,
    condenada a muchos años en prisión.
    La paliza que le dieron a Nate fue brutal, los causantes de ellas
    pensaron que lo habían matado como a los demás. Gracias a los
    trabajadores de algodón que iban a realizar sus labores de
    recolecta en el campo, cerca de donde sorprendieron a Nate, los
    ladrones se fueron con la droga y no siguieron golpeándolo, y fue
    uno de esos trabajadores el que llevo a Nate al hospital más
    cercano, salvándose de la muerte. Se llevo tres años en coma,
    soñando con su padre y todos los consejos que le dio de chico
    hasta, que un 2 de noviembre, abrió los ojos desorientados. El
    personal del hospital no daba crédito la recuperación de Nate.
    Le explicaron que había pasado según lo que conto el hombre que
    lo trajo al hospital, renacido y con unas ganas de vivir enorme a
    sus 19 años, sentía dentro de él una fuerza increíble alimentada por
    todo el tiempo que había soñado con su padre, recordando cada
    palabra de su boca y dándole sentido.
    En el hospital Nate se hizo muy famoso por la vuelta a la vida de su
    coma y por la coincidencia del día de su despertar, coincidiendo en
    el día de los muertos y de todos los santos, hecho que lo le dio
    más fama en su localidad, atrayendo la atención de los medios de
    comunicación del lugar, al cual lo apodaron localmente “NB”,
    donde concedió entrevista, abrumado por esa inesperada
    popularidad, mostros su deseo de irse del hospital al personal
    sanitario, que después de realizarle varias pruebas, le dieron el
    visto bueno para su alta.
    Deseoso de ver a su madre y a su hermana, regreso a su barrio, a
    su casa, y cuál fue la sorpresa que cuando llamo a la puerta y vio
    que le abría un hombre de mediana edad, dándole el pésame y la
    noticia de la muerte de su madre, destrozado fue a buscar
    consuelo en las vecinas que lo habían visto crecer para que le
    dijeran el paradero de su hermana, pero solo sabían que la habían
    metido presa por un asesinato, que su madre nunca dijo en que
    cárcel estaba, por dolor a la situación.
    El barrio se mostró noble con él, y le demostraron su cariño
    dejándole quedarse a vivir en sus casas hasta que encontrase algo
    estable. Pasadas unas semanas fue a visitar la tumba de su madre,
    donde se encontró a un hombre muy elegante poniéndole unas
    flores, cuando se giró y mostro la cara, a Nate le exploto la
    adrenalina por dentro, era el dueño del cargamento que le robaron,
    que se había enterado de su regreso a la vida por la prensa, porque
    él lo daban por muerto, y venia aquí para saldar la deuda que este
    le debía al que era su proveedor, con fecha límite y más tarde se
    marchó.
    Nervioso, de vuelta a las andadas, lloro en la tumba de su madre,
    sintiéndose culpable de su muerte, pero jurándole que iba a
    encontrar a su hermana y cuidaría de Michelle como no pudo hacer
    con ella; con su madre.
    Los días que le siguieron, comenzó a ver viejos amigos de
    confianza del mundo de la droga, se puso al día, y compartió la
    situación en la que se encontraba para entrar de nuevo al mundo,
    con intención de devolver el dinero que debía. Supo por unos
    amigos que, para conseguir dinero rápido, habiendo perdido el
    contacto del proveedor de la droga, era robando coches y después
    venderlo, robar farmacias, tiendas y joyerías; y así fue como de la
    droga paso a los robos, sin miedo, exponiéndose hasta el límite
    para conseguir su objetivo, al que logro antes de la fecha
    estipulada, ganándose de nuevo la confianza de su proveedor, el
    que le dijo el nombre de todos los que le habían robado, que ya
    estaban muerto por su propia orden, y el paradero de su hermana.
    Se reunió con Michelle en una cárcel de Sinaloa, esta no daba
    crédito al ver a su hermano vivo y delante de ella, lo hacía muerto;
    le explico que se encontraba en prisión por matar al asesino de su
    padre y que la LSPD la pillo cuando aún estaba allí, necesitaba
    dinero y había hecho amigos allí, que tenía planes de futuro, saldría
    dentro de cinco años si pagaban una suma de cantidad bastante
    elevada.
    Lo que siguió después de ese encuentro fue tatuarse en la tienda
    de tatuajes más cercana de la cárcel donde estaba su hermana, una
    calavera en el pecho, en símbolo de esta nueva vida que le habían
    dado, y no pensaba ni ser más ingenuo ni que su hermana
    estuviera más tiempo del que debía en esa cárcel; “NB” en la cara,
    entre otros tatuajes representativos.
    Con la experiencia adquirida que casi le lleva a la muerte,
    recordando a fuego los consejos de su padre, llevando a su madre
    en el corazón, y con el propósito de cuidar a su hermana, se centró
    y se especializo en mover, vender droga y robar establecimientos,
    esa era su vida; trabajar en lo ilegal, que no lo pillaran y visitar a su
    hermana.
    Paso los cinco años, y Nate reunió dinero más que de sobra para
    sacar a su hermana de la cárcel, pago, y al día siguiente que se
    suponía que la soltaban, se quedó esperándola horas y horas en la
    cárcel, hasta que le dijeron que la soltaron el mismo día del pago,
    confundido, se fue a casa, donde le esperaba un niño con una
    carta. La carta era de su hermana donde le explicaba que se había
    ido
    a Los Santos con la gente de confianza que había conocido en la
    ciudad, porque la organización a la cual ella había matado a su
    líder, la estaba buscando aun para matarla, y por eso motivo no lo
    había avisado, que en el sobre había un pasaporte para él, y que, si
    quería venir con ella, era más que bien recibido allí, que en El
    Bronx ya no le quedaba nada, salvo dolor y peligro.
    Al leer la carta ni se lo pensó dos veces, fue a la estación a
    comprar un ticket para el autobús que lo llevase a Los Santos, para
    el día siguiente, deseando de ver a su hermana y a él libres, sin
    barrotes de por medio, ni más dolor, esperando todo lo su corazón
    anhelaba en esa tierra, que significaba para el otra vida, otra
    oportunidad, pero esta vez como NB el año 2005 , nos situamos en
    Estados Unidos , ciudad de El Fuerte en un barrio en el que reinaba
    la pobreza más absoluta y que daba así la cara de lo que era
    Estados Unidos en esos años, un país que no tenía grandes
    riquezas y en el cual los barrios no vivían en las mejores
    condiciones. Nos centramos en una familia en concreto, una pareja
    obrera, trabajaban a sol y sombra para conseguir mantener una
    pequeña chabola cubierta de chapas, por las cuales incluso el
    gobierno les cobraba mensualmente por la estancia ahí, unas
    condiciones pésimas, con un trabajo honrado, pero nada rentable.
    Frank Lowman y Nala Millers, la pareja que ahí habitaban, se
    ganaban la vida como podían, con un pequeño mercado ambulante
    y que circulaba por las calles rezando por conseguir un sueldo
    “digno”, a base de vender tortas y mazorcas, las cuales hacían de
    manera casera, con los pocos recursos que conseguían para
    comprar los ingredientes y aún tener para subsistir en su casa de
    chapa.
    Las calles no eran fáciles, El fuerte, se caracteriza no sólo por la
    pobreza del lugar, si no por también, el tráfico de estupefacientes y
    armas de fuego. La policía del lugar, conocía los hechos que ahí
    ocurrían pero apenas se dignaba a entrar en cualquier tema de los
    que ahí pasaban. La familia de la cual hablamos, corría por malos
    tiempos, peores de los que ya vivían, y es que, Nala Millers, estaba
    embarazada.
    La llegada de un bebé a un hogar pobre nunca fue la mejor idea y
    menos para Frank y Nala , los cuales, llegaron a pensar en abortar,
    por miedo a darle una mala vida al bebé, más sabiendo en qué
    lugar se encontraba, en el que reinaba la pobreza, hambruna e
    ilegalidad, pero esto sería menos fuerte que sus ganas por tener un
    hijo juntos. Al cabo de unos meses, Julia dio a luz entre las 4
    paredes de su humilde casa, con la ayuda de su pareja Andrés, el
    cual no la abandonó ni un instante. El parto fue tedioso, más de lo
    normal y doloroso para la madre, pero todo concluyó con éxito.
    Los vecinos de la pareja se hicieron eco al rato, y decidieron asistir
    de cualquier forma posible a la familia. De ese parto, nacería Adam,
    el hijo de la pareja, la cual acogieron con todo el cariño del mundo,
    pero sin muchos recursos. El barrio se hizo cargo como pudo de
    intentar ayudar a la familia, proporcionando algo de comida,
    algunos pañales y algo de ropa de que encontraban por sus casas.
    Seguíamos por el año 2005 nos encontramos en octubre y la
    familia seguía necesitando dinero para subsistir, y esta vez, más
    aún.


Accede para responder