Danna López



  • Familia

    Todo comienza en una familia común, sin tantas particularidades, al menos para ella...

    image0 (1).jpeg

    Su padre, Fran López, 69 años, un hombre tan básico, que resulta casi neandertal; trabajador, enfocado a su familia, de esos a los que se les educa para no mostrar sentimientos porque deben ser la base y la fortaleza de su familia, pero que sin embargo está lleno de sueños y deseos que se ven frustrados por esa terrible pero noble costumbre de siempre poner como prioridad a los demás, un hombre de esos a los que les cuesta dar un abrazo o decir te amo, pero que daría la vida sin pensarlo por las personas que ama, sí, uno de esos hombres para los cuales su vida gira enteramente alrededor de su familia. Terminó solamente sus estudios en secundaria, creó su pequeño taller de metal-mecánica donde inició con uno de sus mejores amigos, sin embargo, no duraría mucho tiempo, así que se dedicó a los trabajos a domicilio. Fue allí donde el destino como muchos le llaman o la “causalidad” lo coloca frente a frente con Sara para no separarse nunca más.

    Se casó a los 29 años con Sara Díaz, 61 años actualmente, que en ese entonces tenía solamente 21 años, una mujer de esas que, entre la pobreza y los típicos estereotipos sociales, crecieron pensando solamente en la idea de ser madres y jefas de hogar; cariñosa y entregada, un tanto depresiva, talvez por el hecho de haber tenido una infancia bastante complicada donde sufrió el abandono de sus padres y tuvo que adaptarse a una nueva familia que la recibiría de una manera muy particular, pero que al igual que Fran, es de esas personas que por encima de todo y de sí mismas, coloca a su familia sin dudarlo; terminó a duras penas su educación primaria, se casó joven y tuvo su primer hijo a los 23 años, Kenneth López; el único hermano y el mejor que pudo haber tenido la protagonista de nuestra historia.

    De esos hermanos que más que eso, son cómplices, pero te jalan las orejas cuando te sales del camino, de esos que son confidentes, pero se ponen en alerta máxima cuando saben que algún chico anda rondando por tu mente o tu corazón, un hombre que, al contrario de su padre, ha sabido canalizar y mostrar sus emociones sin miedos, comprensivo, cariñoso y servicial. Psiquiatra, 38 años, aún soltero y al parecer sin intenciones de cambiar su estado civil, interesante dato, porque a pesar de ser atractivo ha tenido pocas relaciones amorosas, en definitiva, un hombre bastante exigente en cuanto a mujeres se trata, y eso es algo que ambos hermanos tienen en común cuando de elegir una pareja se trata.

    Danna Lopez

    Ella, tan dramática como simple al mismo tiempo, sí, sonará extraño, pero es así; Danna, una chica un tanto particular, 32 años, costarricense como toda su familia, con una presencia imponente, amable y amistosa, no tan afectiva a simple vista, pero puede llegar a ser terriblemente dulce si conquistas esa parte de ella; de esas personas incondicionales que no te dejarán fácilmente, siempre y cuando le demuestres tu lealtad y confianza; desconfiada de primera mano, pero a la misma vez ingenua, la oveja negra de la familia de cierto modo, pero realmente una buena chica. Amante del Rock clásico, el arte, la literatura y los deportes, especialmente los extremos o de contacto. Siempre tratando de mostrar una sonrisa en su rostro e intentando mejorarle el día a cada persona que se encuentre por la calle, aún si no la conoce, sí, ella es Danna.

    image2 (1).jpeg

    Su infancia fue bastante alegre, siempre junto a su hermano, su mayor inspiración. Increíblemente creativa, aunque sus padres no lo veían de esa manera, tal vez porque esa creatividad se traducía en travesuras que a final de cuentas terminaban en castigos que iban desde no ver televisión hasta unos cuantos fajazos, y cuyo consuelo siempre eran los brazos de su hermano. Buena estudiante durante la primaria, siempre la mejor de su clase, aunque no faltaban también las típicas notas de: “Habla mucho en clase”, que siempre venían acompañadas por un sello con la imagen de un perico parlanchín.

    Todo cambió durante su adolescencia, y su vida se transformó en un infierno, o bueno, al menos, ella lo vivió así. La falta de comprensión de sus padres que siempre la culpaban por todo lo que le sucedía, el acoso escolar que sus padres y profesores nunca notaron, la depresión, el rechazo, los insultos… todo lo que poco a poco destrozó su seguridad y amor propio fue creando heridas muy profundas en silencio, tanto así que pensó una y otra vez en quitarse la vida, sin embargo, no lo hizo. Creo que la vida se encargó de darle una lección, ya que a los 16 años tuvo un accidente grave en el que por poco pierde la vida; la noche anterior, Danna, tirada en el piso de su habitación, en un mar de lágrimas gritó al cielo con furia: - ¡Quiero morir! Y lo hizo con el corazón, rogando a quien tuviese en sus manos su vida, que por favor se la quitara. Al quedarse dormida esa noche, con los ojos hinchados de tanto llorar, nunca hubiera imaginado que al día siguiente despertaría de su inconciencia en un hospital temiendo por su vida. Eso lo cambió todo.

    image1 (1).jpeg

    Su hermano siempre fue su mayor apoyo, y una que otra amiga del colegio fueron quienes realmente le dieron la mano para salir de donde estaba; sus padres nunca fueron conscientes de lo que pasaba, tal vez su baja escolaridad les impedía entender muchas cosas alrededor de todo eso y simplemente veían en ella a una adolescente tratando de llamar la atención, una adolescente rebelde intentando destacar de la manera equivocada, cosa que nunca fue así. Al parecer la palabra empatía, no fue el fuerte de esta familia, al menos en sus padres. Pero llegó el día, ese día en el que Danna, al ver la posibilidad de morir finalmente, sentir miedo de ello, ver a su familia reunida y a su padre, sí, ese padre que veía como una roca indoblegable, con lágrimas en los ojos; decidiría de una vez por todas apoderarse de ella misma, de sus sentimientos y luchar, se prometió que nadie volvería a ponerle un pie encima y se daría el valor que merecía de acá en adelante. A partir de ese día ella cambiaría para siempre.

    image1.jpeg

    Se transformó en una mujer decidida, firme, segura de sí misma, de esas que se quiebran como todo ser humano, pero se reconstruye, se sacude el polvo y sigue adelante, de esas que no tienen límites y son capaces de hacer lo que se propongan sin dudarlo. Ella tendría para este momento unos 17 años, bastante madura ya para su edad, tal vez por todo lo vivido; trabajaba y estudiaba, estaba en su último año de secundaria, su padre perdió su trabajo y ella trató de asumir junto a su hermano la responsabilidad de su hogar, sin embargo, si hay algo que ambos hermanos tenían claro era que nunca dejarían los estudios, ya que era el único medio de realmente mejorar, salir adelante y por supuesto, cumplir sus sueños. En definitiva, esa idea de su madre de simplemente ser jefa de hogar y tener hijos, fue algo que ella nunca quiso para sí misma.

    Comienza sus estudios universitarios a los 18 años en una de las Universidades Estatales de su país, Costa Rica, e inicia con la carrera de Periodismo, la cual lamentablemente deja meses antes de acabarla debido a la mayor tragedia de su vida. Entre todas sus locuras, se enamora, ella ama desesperadamente a ese hombre que le robó el corazón; su hermano nunca lo aceptó y se alejó por un tiempo. Y sí, él tenía razón como siempre… Danna quedaría embarazada, y ella, con toda su pasión y entrega, estaría dispuesta a todo con tan solo 23 años, inclusive a dejar sus sueños, todo, por esas dos personas que, a ese día, eran todo su mundo; eso debió haberlo aprendido muy bien de sus padres. Sin embargo, ese hombre no pensaba igual, no estaba preparado para enfrentarse a una vida seria en familia a tan corta edad, se volvió loco. Enfurecido y fuera de sus casillas, la golpeó hasta dejarla inconsciente y lo próximo que vería Danna sería una sala de hospital antes de volver a perder el sentido. Tendría luego a su hermano tomándole la mano, llorando desconsoladamente por haberse alejado y dándole la terrible noticia de que había perdido a su bebé. Ella no solo se había alejado de su hermano, si no que había cortado toda comunicación con sus padres, se sentía desgarrada por dentro, no solo por el proceso quirúrgico, si no, y por sobre todo lo demás, su alma, ¿cómo alguien por quien serías capaz de dar tu vida, tus sueños y tus ilusiones, sería capaz de hacer algo así?

    image2.jpeg

    Aprendería a tan corta edad que no todas las personas en esta vida son tan entregadas como ella y pese al dolor de perder una parte de ella, despide a su bebé con lágrimas en los ojos, pero con la esperanza de superar los retos y retomar sus sueños.

    Decide dar un vuelco a su vida, cambia de carrera, estudia Psicología, y decide que ayudará a cada persona que pueda a evitar que viva lo que ella tuvo que experimentar. Sin embargo, no olvida su afán de algún día estar detrás de las cámaras, esta vez ayudando, educando e informando a los demás. Finaliza sus Licenciatura en Psicología con 28 años y se dedica a trabajar junto a su hermano en su consultorio. Destacándose además por el apoyo social a mujeres y niños en situaciones de agresión o depresión.

    Hoy a sus 32 años, soltera y sin intenciones de entrar en una relación, cambia su rumbo, quiere cambiar de aires, conocer una nueva ciudad, nuevas personas, tratar de cumplir sus sueños en el periodismo que siempre le ha hecho tanta ilusión y por supuesto seguir ayudando a las personas que lo necesiten. Su hermano se ha casado y considera que es tiempo de volar, esta vez sin su hermano, pero sabiendo que siempre estará a su lado cuando lo necesite.

    Esta chica, delgada, de tes blanca, cabello largo y siempre con una sonrisa en su rostro, traerá a la ciudad no solo su carisma y liderazgo, sino también sus locas carcajadas, su sentido del humor (a veces un poco negro consigo misma), sus bromas, su enorme corazón e inclusive su sarcasmo. Todo, para colocar una sonrisa en el rostro de cada persona que tenga la suerte de encontrarse casualmente con ella un día cualquiera. Una chica que definitivamente, ¡dejará una huella en la ciudad!

    Su Lema...
    |-image0.jpeg

    Llegada a Los Santos

    Danna Llega a Los Santos un 23 de Junio del 2021, sola, llena de ilusiones y expectativas, dejando a su adorado hermano, su familia y su dolorosa historia, en busca de cumplir sus sueños desde siempre y construir con sus manos el futuro que siempre deseó.

    Compra su primer departamento en Davis y se dedica inicialmente a trabajos ocasionales, adquiere su primer motocicleta, muy sencilla pero perfecta para ella y seguir trabajando por sus objetivos.

    Tiempo después conoce en la ciudad a la primer persona que con el tiempo podría llamar amigo : Oliver Price, un estadounidense con quien se encontró por casualidad mientras conducía su motocicleta y con quien fue descubriendo tenía muchas cosas en común, inclusive la madre de Oliver resultó ser costarricense, eso hizo, entre otras cosas que fueran ganando confianza rápidamente y creando una relación bastante fuerte de amistad.

    Poco a poco va conociendo a más personas que se van sumando a ese círculo de amigos, esta vez a Brian Moore, un mecánico estadounidense también, al cual Oliver conoce en la ciudad y posteriormente crea amistad también con Danna.

    Aún trabajando ocasionalmente Danna consigue ahorrar un poco de dinero para comprarse al que sería el primer amor de su vida, un Vigero color negro, un hermoso clásico que la acompaño en sus largas aventuras en carretera, porque sí, Danna ama hacer recorridos en carretera y visitar lugares con bellas vistas y espacios relajantes.

    20210701133243_1.jpg

    Pero Danna no perdía su objetivo de hacer una carrera dentro del ámbito periodístico, por lo que pone sus ojos en Weazel News, y comienza a buscar información sobre la empresa y su proceso de selección de personal. Por lo que un día cualquiera por la noche, decide ir a las instalaciones a consultar y es allí donde conoce a Rudy Rivera, uno de los periodistas de Weazel News, sin saber que este sería el comienzo de una gran amistad. Este le explica el proceso de postulación y le da además un pequeño recorrido por las instalaciones a Danna, llenándola de emoción y ansias por ser parte de esta gran empresa. Danna realiza la postulación esa misma noche.

    Al día siguiente Danna recibe una llamada por parte de Pedro Gaviria, Director de Recursos Humanos de Weazel News citándola para la entrevista, a lo cual, ella responde de inmediato y se presenta a la misma. La entrevista es todo un éxito y ese mismo día es contratada como Becaria.

    Por otra parte, junto a Oliver, deciden unir esfuerzos y trabajar juntos para ayudarse a avanzar, por lo que toman la decisión de convertirse en Roommates y se trasladan a un nuevo apartamento en Pillbox, iniciando una nueva etapa en todos los sentidos.

    20210628221959_1.jpg

    Danna Lopez en Weazel News

    Luego de su contratación Danna comienza a trabajar como Becaria enfocada principalmente en el área de Prensa creando varios artículos, mismos que fueron publicados, entre ellos: Locura en Krapea, Pillbox Seguro? y Senderismo en Montegordo. (Click en el enlace...)

    20210704121748_1.jpg

    Muy poco tiempo después y de manera inesperada, Danna recibe la propuesta de ser parte del Departamento de Recursos Humanos, pasando de ser Becaria a Subdirectora de este departamento.

    En ese proceso Danna conoce a muchas personas, y crea buenas amistades, entre ellas, Cristian Redfiel, con quien comienza a nacer una linda y cercana amistad.

    Tiempo después y a raíz de ciertos cambios, Danna se convierte en Directora de Recursos Humanos y pide como apoyo en el departamento a Cristian, donde forman un gran equipo.

    Sus Pasiones

    Esta nueva etapa permite a Danna económicamente cumplir uno de sus anhelos más grandes, tener una moto tipo "pandillera" y es así como llega a sus manos la hermosísima Sanctus, el segundo amor de su vida y con la que logra conocer lugares de la ciudad impresionantes y seguir rodando por las calles de Los Santos, con ese sentimiento de libertad que tanto ama.

    Grand_Theft_Auto_V_Super-Resolution_2021.07.06_-_14.15.05.03V-1.jpeg

    Con el ascenso a la Dirección de Recursos Humanos, Danna toma una dura pero excelente decisión, dejar su Vigero y evolucionar, poniendo sus ojos en un auto que movió sus pasiones desde el primer instante en que lo vio, sí, fue amor a primera vista... Ese auto, el poderoso Hellfire, su nuevo compañero de aventuras.

    20210801024304_1.jpg

    Pero no solo estos dos bebés despertaron la atención de Danna, porque entre la amistad y el apoyo incondicional, comenzó a nacer algo más que una amistad entre ella y Oliver, que fue evolucionando poco a poco. Un chico que con sus detalles, su hermosa forma de ser, su excelente trato, su cariño y atenciones, se fue haciendo un espacio en el corazón de Danna, aún sin que ella lo quisiera y pese a todo el esfuerzo que hizo por evitar que esto pasara, sin embargo lo logró, ocupando hasta este momento un lugar muy importante en la vida de Danna, ya no solo como amigos, sino como pareja.

    20210815173218_1.jpg

    Decide además, junto a Oliver, cambiar su viejo apartamento en Pillbox, por uno más espacioso aún en el mismo edificio, el cual se torna un lugar sumamente acogedor que se vuelve, posteriormente, centro de reuniones entre amigos, esos que de verdad se ganan un puesto en el corazón de Danna, ellos... Rudy, Cristian y por supuesto Oliver...

    20210814221146_1.jpg

    Amigos con lo que además, comparte sus pasiones, aventuras y momentos difíciles, de esos con los que sabes que puedes contar a pesar de lo que pase...

    20210815004405_1.jpg


Accede para responder