Felicidades, estás dentro.

Estás dentro de la BETA CERRADA - FASE 3. Puedes conectarte a GTAHUB y comenzar a jugar.
Ingresa la siguiente conexión dentro de RAGE: ++applicant.playIP++. Para ver cómo ingresar haz click aquí.

Todavía no llegó tu turno.

Estás registrado en la BETA. Para ingresar a GTAHUB, debes completar el proceso de whitelist https://gtahub.gg/fase2.

La FASE 3 ya inició

Escribe el correo con el que te registraste debajo para ver si estás en la WHITELIST.

William Taylor



  • Este joven se crió en una familia de clase trabajadora, la zona geográfica de su vivienda no era la mejor de todas, por lo que en más de una ocasión tuvo que ser testigo de hechos ilícitos y de muchas amistades cruzar la línea de la legalidad. Con mucho esfuerzo logró terminar la secundaria y conseguir un trabajo permanente con la ayuda de un contacto de su padre, por lo que mantenía una vida tranquila intentando ganarse el pan de cada día.

    Su niñez fue pacífica forjada en el cálido hogar que promovían sus padres, dado que siempre quisieron brindarle lo mejor para que mantuviera una vida decente y feliz. Por desgracia no siempre estuvieron ahí para que no pudiera contemplar la crueldad humana, dado que por desgracia presenciar robos o incluso oír tiroteos era parte del pan de cada día.

    Durante su vida adulta mantenía un perfil bajo, sin pretensiones de llamar la atención de gente indeseable, pero había algo en su interior que no lo llenaba por completo. Su rutina diaria era realizada como si de un robot se tratara, ¿qué le estaba sucediendo? La vida transcurría de manera fugaz y las hojas caídas sobre el frío pavimento daban a entender que otro año transcurría, ¿era esto lo que le deparaba para el resto de su vida?

    Las amistades del pasado y los amores de verano se fugaron de la vida de este muchacho, tan ajeno y lejos de lo que alguna vez fue su perfil social. A sus escasos 24 años el único hábito que mantenía intacto era el de preservar su salud y su estado físico. Siempre mantuvo la inquietud de inscribirse en la escuela de leyes, pero nunca se decidió por dar ese primer paso que podría dar un giro a su vida.

    En la actualidad este muchacho se mantiene cumpliendo con su rutina, con la esperanza de reparar el viejo y aventurero motor V8 de su vehículo, para luego ver lo que el destino le deparar. Una cosa es segura, el futuro es incierto y puede presentarse de forma brutal a la vuelta de la esquina..


Accede para responder