Andrew Harris


  • LSSD - Orion

    • NOMBRE COMPLETO: Andrew Harris

    • EDAD: 22 Años

    • LUGAR DE NACIMIENTO: Dallas, Estados Unidos.

    • NACIONALIDAD: Estadounidense

    • SEXO: Masculino.

    • PADRES:
      Mike Harris

    Una Vida de Disciplina y Exigencia

    Mike Harris, padre de Andrew, nació en Dallas en la década de 1950. Era el menor de los tres hermanos que formaban la familia Harris. Esta última se caracterizaba por ser una familia trabajadora que valoraba la disciplina y la determinación. Desde temprana edad, Mike aprendió los valores de la responsabilidad y el esfuerzo, inculcados por sus padres, sobre todo por su padre, quien era un militar jubilado que combatió en Irak.

    Desde sus años escolares, Mike destacó como un estudiante dedicado y disciplinado. Su ética de trabajo lo llevó a destacarse tanto en el ámbito académico como en actividades extracurriculares. Si bien disfrutaba de los momentos de diversión, siempre mantenía un enfoque firme en sus responsabilidades y se caracterizaba por ser una persona muy disciplinada.

    Después de graduarse con honores de la escuela secundaria, Mike optó por una carrera en el ámbito militar. Se unió a las fuerzas armadas, donde la disciplina y el rigor eran parte integral de la vida cotidiana. Durante su servicio, adquirió habilidades de liderazgo y una mentalidad enfocada en la misión, lo que moldearía su enfoque en la crianza de sus propios hijos.

    Cuando Andrew nació, Mike y su esposa se comprometieron a criar a sus hijos con los mismos valores que lo habían guiado a lo largo de su vida. Mike era conocido por establecer altos estándares y expectativas claras en su hogar. La disciplina era clave, y aunque podía parecer exigente, su objetivo siempre fue preparar a sus hijos para enfrentar los desafíos del mundo con fuerza y determinación.

    Aunque sus métodos a veces podían parecer estrictos, Mike también fomentaba el amor y la comunicación abierta en su hogar. Siempre alentaba a sus hijos a perseguir sus sueños y a aprender de las experiencias, incluso de los errores. Su firmeza provenía de un profundo deseo de ver a sus hijos alcanzar su máximo potencial.

    Con el tiempo, Andrew reconocería el valor de la crianza de su padre y agradecería las lecciones de disciplina y exigencia que le permitieron enfrentar la vida con resiliencia y determinación. Mike Harris, un hombre de principios sólidos y valores arraigados, dejó una huella imborrable en la vida de su familia, dejando un legado de fortaleza y dedicación.

    Ana de Harris

    Ana, la madre de Andrew, era una mujer cuya compasión y amor por los más necesitados dejaron una marca profunda en su familia y en quienes la conocieron. Nacida en Houston, Estados Unidos, Ana creció en un ambiente enriquecido por los valores familiares y la ayuda al prójimo.

    Desde temprana edad, Ana demostró una naturaleza empática y un corazón abierto hacia los demás. Su sonrisa radiante y su actitud cálida la convirtieron en una figura querida en su pueblo, ya que siempre estaba dispuesta a tender una mano amiga a quienes necesitaban apoyo y consuelo.

    Ana compartía con Mike, su esposo, una crianza basada en los valores y el respeto. Juntos, criaron a sus hijos: Andrew, Carl y Tina. Ana se encargó de transmitir a sus hijos la importancia de ser una persona honesta y respetuosa. Si bien el estricto y disciplinado de la familia era Mike, que basaba educar a sus hijos con doctrina militar, Ana valoraba y apoyaba este tipo de crianza, ya que creía que una persona disciplinada con valores es capaz de afrontar el mundo actual.

    A pesar de tener sus propias responsabilidades en casa, Ana también buscó oportunidades para contribuir al bienestar de la comunidad. Se involucró activamente en actividades caritativas y voluntarias, como ayudar en refugios locales y ofrecer comida y ropa a quienes menos tenían. Su compromiso con el servicio altruista dejó una impresión duradera en sus hijos y en todos los que presenciaron su generosidad.

    • APARIENCIA FISICA: La apariencia física de Andrew Harris, demuestra una estatura de alrededor de 1.90 metros, su figura es proporcionada y atlética, denotando su dedicación al cuidado físico y su enfoque en mantenerse en forma constantemente.

    El cabello rubio de Andrew, que a menudo se peina con un estilo que equilibra lo militar y lo clásico, muestra tonos ricos y profundos, dando un toque de seriedad en su aspecto.

    Su piel de color morena, refleja los años que pasó bajo el sol realizando deportes. Su rostro muestra una combinación de rasgos angulares y suaves, con una barba bien cuidada que añade un toque de madurez y masculinidad, propio de los Harris.

    Los ojos de Andrew son azules y expresivos, reflejando profundidad y un toque de curiosidad. Su mirada es intensa y directa, revelando su enfoque y determinación en todo lo que hace.

    En cuanto a su vestimenta, Andrew tiende a optar por un estilo que combina lo clásico con lo deportivo. Puede ser visto usando camisas bien ajustadas que resaltan su figura atlética, así como prendas deportivas que utiliza en su diario vivir.

    En general, la apariencia física de Andrew es una combinación de elegancia, modernidad y deportividad.

    • PERSONALIDAD: Andrew es un individuo cuya presencia irradia confianza y calidez, y cuyas acciones demuestran su profundo compromiso con su familia, sus amigos y sus objetivos personales.

    La autonomía es una característica fundamental en la personalidad de Andrew. Desde temprana edad fue una persona autónoma, proactiva y motivada por aprender y enseñar. Estas características se manifiestan en cada aspecto de su vida, desde su enfoque en su carrera hasta su compromiso con las relaciones personales. Andrew es alguien que no se rinde ante desafíos; más bien, los aborda con una mentalidad resiliente y un espíritu de lucha constante.

    Su amabilidad y calidez son cualidades que atraen a las personas hacia él. Siempre dispuesto a escuchar y ayudar, Andrew es capaz de crear un ambiente en el que los demás se sienten valorados y respetados. Su habilidad para establecer conexiones genuinas se deriva de su capacidad para empatizar y comprender las perspectivas de los demás, lo que lo convierte en un amigo leal y un confidente confiable.

    Aunque posee una fuerte ética de trabajo y se esfuerza por alcanzar sus metas, Andrew también comprende la importancia de equilibrar el trabajo y el disfrute. Le gusta disfrutar de los momentos de alegría y relajación, y a menudo busca experiencias que le permitan liberar tensiones y divertirse

    • INFANCIA: Su infancia se encuentra muy marcada por la formación e influencia de sus padres, desde temprana edad, Andrew fue testigo de la dedicación, esfuerzo y disciplina que sus padres ponían en su trabajo como militar y profesora. Los valores de trabajo duro, integridad y responsabilidad eran pilares fundamentales en su hogar. A medida que crecía, absorbió estas enseñanzas y comenzó a comprender la importancia de llevar una vida con propósito, dedicación y disciplina.

    Su infancia estuvo llena de actividades que reflejaban su pasión por los deportes, practicó waterpolo, natación, béisbol y fútbol americano desde temprana edad, destacando entre sus pares. Andrew pasaba largas tardes en partidos improvisados con amigos del vecindario. Estas experiencias no solo fomentaron su amor por el juego, sino que también le enseñaron lecciones de trabajo en equipo, amistad y perseverancia.

    • JUVENTUD: Su adolescencia fue una etapa en la que su compromiso con el servicio comunitario y su pasión por el deporte se fusionaron de manera notable. Desde una edad temprana, Andrew demostró un deseo innato de contribuir a su país y defender a la comunidad. A medida que creció, su compromiso con el servicio comunitario se intensificó. Participaba activamente con su padre en programas de voluntariado y proyectos de ayuda social en su vecindario. Ya sea organizando eventos benéficos, recolectando alimentos para los necesitados o brindando su tiempo en refugios locales.

    Su excelencia académica también fue una característica distintiva durante su adolescencia, Andrew siempre se esforzaba por destacar en sus estudios y en el deporte. Su amor por las matemáticas, que cultivó desde joven, lo llevó a profundizar en su conocimiento a través de libros y programas educativos.

    Debido a lo anterior, Andrew decidió ir a la Universidad solo por cumplir el sueño de su padre, el cual era que este fuera corredor de bolsa en Wall Street. Si bien no era el deseo de Andrew, este siempre intentó complacer a su padre en lo que fuera posible por el miedo que le tenía. Desde pequeño Andrew anhelaba ser policía, pero su padre le cerró dicha puerta convenciéndolo de que no era el camino hacia el éxito. Nublado por estos pensamientos, Andrew consiguió una beca en la escuela de economía de la Universidad de Los Santos.

    • ACTUALIDAD: Tras su arribo a Los Santos, Andrew, lejos de la ambición de su padre, se embarcó en una travesía de autodescubrimiento y esfuerzo por construir una vida mejor para sí mismo. Su determinación y adaptabilidad lo llevaron a explorar diferentes oportunidades laborales, cada una de las cuales ha contribuido a su crecimiento y desarrollo.

    Después de llegar a la ciudad de Los Santos a estudiar economía, Andrew se dio cuenta de que este no era su sueño, razón por la cual decidió abandonar la Universidad y comenzar a trabajar en lo que fuera. Su padre Mike le cerró las puertas de la casa y congeló todas sus cuentas bancarias. Desde ese momento, Andrew fue la deshonra de los Harris.

    Tras dicho suceso, Andrew encontró empleo como minero, una labor que le permitía ganarse la vida de manera honrada y valiosa, pero también le brindó una visión de las duras realidades del trabajo manual y la industria. Sin embargo, su anhelo de progresar lo llevó a explorar más y aprovechar las oportunidades que Los Santos ofrecía.

    A medida que se familiarizaba más con su nuevo hogar, Andrew logró asegurar un puesto como conductor de camiones en una fábrica local. Esta posición marcó un paso significativo en su búsqueda de un empleo más formal y estable. Como chofer de camiones, Andrew no solo adquirió habilidades valiosas en logística y transporte, sino que también pudo interactuar con diversas personas en la comunidad y perfeccionar su habilidad para el servicio al cliente.

    Con el tiempo, su ética de trabajo y dedicación llamaron la atención de otros, lo que le permitió avanzar en su carrera. Tras varios años conduciendo camiones, Andrew sufrió un fuerte robo mientras realizaba un despacho por los barrios bajos de Chambers. Fue secuestrado por 4 sujetos quienes buscaban un intercambio económico de este. Este suceso marcó su vida, ya que su ambición por ser policía se incrementó al observar cómo el Departamento del Sheriff gestionó su rescate, movilizando unidades por toda la ciudad de Los Santos. En dicho operativo conoció a John, un aspirante de la Sheriff en ese entonces, quien lo ha orientado hasta el día de hoy para pertenecer al Departamento del Sheriff.

    • EDUCACIÓN: Andrew se graduó de la escuela local de Dallas con excelentes calificaciones y distinción máxima, cuenta con su educación preescolar, primaria y secundaria completa.

    Si bien Andrew no pudo obtener un título universitario por los motivos antes mencionados, encontró la forma de obtener una educación técnica. La educación técnica le brindó la oportunidad de adquirir conocimientos prácticos y aplicables que son esenciales en su día a día. A través de esta, Andrew pudo fortalecer su base de conocimientos y desarrollar habilidades prácticas que le permiten desempeñar su papel de chofer de camiones.


Accede para responder