Tomas Tuchi



  • Tomas Tuchi nació en Junín, una pequeña ciudad en Buenos Aires, Argentina, donde creció inmerso en una familia que mezclaba raíces argentinas y británicas. Sus padres, Nela Fernandez y Harry Tuchi, provenían de mundos muy diferentes: su madre, de ascendencia argentina, era una mujer apasionada por la cultura local y las tradiciones, mientras que su padre, de descendencia británica pero nacido en Argentina era un ex combatiente de las Malvinas.

    El legado de su padre como veterano de guerra tuvo un profundo impacto en Tomas desde una edad temprana. Las historias que su padre compartía sobre su servicio militar despertaron en él una admiración por el valor, la disciplina y el compromiso con el deber. La pasión y el respeto por la ley y el orden se arraigaron en su corazón desde entonces.

    Desde niño, estaba fascinado por la idea de servir a su país, inspirado por la valentía de su padre y su devoción por la seguridad y la justicia. Comenzó a soñar con seguir los pasos de su progenitor, viendo en la carrera policial una forma de honrar su legado y proteger a su comunidad.

    A medida que crecía, se sumergió en libros sobre historia militar y procedimientos policiales. Participaba activamente en actividades cívicas y se esforzaba en mantener un estilo de vida saludable y disciplinado, convencido de que estas cualidades eran fundamentales para ser un buen policía.

    Sin embargo, a la edad de 24 años un evento lo destruiría por completo, la muerte de su padre. Llevándolo a una gran depresión, al ver que su héroe de la infancia ya no estaba debido a un enfrentamiento con un ladrón. Esto despertaría algo en su interior que lo haría por fin decidirse y ser policía.

    Lamentablemente esto nunca lo pudo hacer, a los 25 años tuvo que emigrar a la ciudad de Los Santos para conseguir un mejor estilo de vida, Tomas se enfrentará a desafíos poniendo a prueba su ética y valores, pero siempre buscará mantener la integridad y el sentido del deber que lo llevaran a seguir la carrera policial.


Accede para responder