Biografía de Allan Morgan



    • NOMBRE COMPLETO: Allan Morgan.

    • EDAD: 24 años.

    • LUGAR DE NACIMIENTO: Los Santos.

    • NACIONALIDAD: Estadounidense.

    • SEXO: Masculino.

    • PADRES:
      El padre de Allan, John Morgan, el cual tendría 62 años a día de hoy, era un hombre reservado, de gran envergadura y poco cariñoso con su hijo.
      John trabajaba como Jefe de máquinas para una conocida empresa dedicada a la pesca en el Atlántico, hasta que, en 2014, una fuerte tormenta a la altura de Terranova azotó varias embarcaciones en la zona, siendo en la que trabajaba John, la mas afectada al no haberse recuperado ningún cuerpo con vida.
      Josephine Clarkson, de 65 años, madre de Allan y viuda de John, actualmente está desempleada, viviendo de la pensión de viudedad otorgada por la empresa para la que trabajaba su difunto marido, desde 2014. Josephine es una mujer introvertida, de complexión gruesa, pelo castaño y 1.65m de altura.

    Foto retrato de Josephine (Actualidad)
    alt text

    Foto retrato de John Morgan (2012)
    alt text

    • APARIENCIA FÍSICA:
      Allan es un hombre de 1.88 de altura y 90kg de peso, de complexión robusta.
      De pelo castaño oscuro, luce desde el instituto un corte sencillo, bien recortado, del mismo modo que lleva su barba completa.
      Herencia de su padre, Allan tiene ojos de tonalidad verde claro, poco comunes.

    Foto retrato de Allan Morgan
    Foto de Allan

    • PERSONALIDAD:
      Allan heredó rasgos tanto de su padre como de su madre. Aunque su infancia estuvo marcada por la falta de una figura paterna afectuosa, demostró ser un joven determinado.
      Al igual que su padre, Allan es reservado y suele mantener sus emociones en privado. Aprendió a lidiar con las adversidades de manera tranquila y, al igual que el difunto John, ha desarrollado una gran fortaleza interior.
      A pesar de las dificultades económicas que enfrenta la familia desde la pérdida de su padre, Allan se ha esforzado mucho por construir un futuro prometedor para sí mismo. Del mismo modo, desarrolló un gran sentido de la responsabilidad, ayudando a su madre en las tareas de casa y siendo un apoyo imprescindible para ella.

    • INFANCIA:
      En la madrugada del 4 de Septiembre de 1999, Josephine daba a luz en la sala de partos del Hospital de Davies, solo acompañada por las enfermeras de la sala, ya que John se encontraba en alta mar.
      Allan nació sin complicaciones, siendo un bebé robusto ya desde su nacimiento, pesando 4kg.
      Allan cursó la Educación Primaria en la ciudad que lo vio nacer, Los Santos.
      Definido por sus profesores como "un tormento", Allan era muy inquieto. Hablaba en clases, molestaba a algunos compañeros y tardaba en obedecer al profesorado.
      La falta de una figura paterna persistente en su infancia le llevó a varios problemas en la escuela, teniendo que ser su madre, Josephine, quien en un momento dado le tuviera que poner freno a su conducta rebelde.
      A los 11 años, John y Josephine acordaron enviar a Allan a un colegio internado, donde le pudieran enseñar disciplina y modales a aquel chico tan rebelde.

    Fotografía de Los Santos Elementary
    alt text

    • JUVENTUD:
      "Empieza tu nueva vida." Esas palabras marcarían la juventud de Allan, las primeras que escuchó al ingresar al Colegio Internado de Los Santos.
      El chico extrovertido que tenía que ser el foco de atención, se convirtió en cuestión de meses en un interno mas, en ese lugar no había lugar para el error.
      Allan se tuvo que adaptar rápidamente al modo de vida en el internado, siendo la privación de libertad completa lo que mas lo atormentaba.
      Pasados los años, Allan consolidó un buen grupo de amigos, siendo ellos, y los fines de semana que podía ir a casa, las únicas válvulas de escape que tenía para evadirse de la cruda realidad en la que vivía.
      Fue entonces, en la mañana del 12 de Noviembre de 2014, cuando Allan se dio cuenta de que aun no había conocido la verdadera frustración e impotencia.
      Dos trabajadoras del centro, le comunicaron que debía recoger sus pertenencias y acompañarlas, porque su madre había llegado para recogerle.
      Felizmente en su ignorancia, Allan recogió su ropa y pertenencias, dejando atrás lo que él creía que era su cruz y castigo.
      Al llegar a casa, su madre le dio la fatídica noticia: el barco en el que John estaba trabajando, había sido reportado como hundido tras un fuerte temporal.
      La terrorífica noticia marcó un antes y un después en él, dado que tendría que interiorizar todo su dolor y frustración si quería salir adelante junto a su madre.
      Este suceso traumático serviría no solo para que Allan tomara una perspectiva distinta de la vida, si no además, para buscar una vía de escape a la cruda realidad, siendo el ejercicio físico y las nuevas tecnologías su refugio mental.
      Tras finalizar la educación secundaria, esta vez como alumno en un instituto común,
      Allan decidió que era momento de buscarse la vida por su cuenta, ya que la pensión de viudedad que cobra su madre, a duras penas alcanza para pagar las facturas.
      La suerte no le sonreía, aplicaba a diferentes trabajos pero no obtenía respuesta.
      Los Santos es "la ciudad de las oportunidades", pero... ¿A qué precio?
      Allan sabía que había oportunidades a pie de calle, la delincuencia y el tráfico de drogas era obvio, la ciudad cada vez se veía mas polarizada entre los barrios residenciales más humildes, y los "clase media". Tentado por el acceso al dinero fácil, viendo por redes sociales como antiguos compañeros disfrutaban de una buena vida, llegó a plantearse el acceder a alguno de estos barrios a conocer un poco el tipo de vida que se presenta allí, y de ese modo, tomar una decisión sobre el futuro de su vida.

    Nuevas oportunidades y nuevos amigos
    alt text

    • ACTUALIDAD:
      Finalmente, Allan consiguió un empleo en una pequeña empresa de transportes. Era la oportunidad de su vida, no podía defraudarse a sí mismo, ni a su madre. Trabajó durante varios años, sus jefes ya formaban parte de su vida personal, pues fueron los primeros en brindarle ayuda al conocer su situación, llegando incluso a pagarle el carnet de conducir, para que pudiera pudiera trabajar para ellos.
      La situación mejoraba, no demasiado, pero se desahogaba un poco la situación en casa. Allan seguía buscando formas de sacar un dinero extra en sus ratos libres, pero no encontraba manera. Fue entonces, cuando decidió acercarse a Chamberlain Hills, uno de los barrios mas afectados por la creciente criminalidad en Los Santos.
      Cabizbajo, intentando no mirar a nadie fijamente a los ojos, sentía que algo le observaba, que alguien le seguía. Sus movimientos nerviosos hicieron despertar la curiosidad de un grupo de jóvenes en la acera de enfrente, los cuales se comenzaron a acercar, preguntándole de qué barrio era. Allan, sin saber qué hacer en ese momento, simplemente huyó. Corrió enérgicamente, como si su vida dependiera de ello, cuando al doblar una esquina, impactó con otro joven, cayendo ambos al suelo al chocar sus cabezas.
      Tras recuperar la consciencia, Allan trató de levantarse, incrédulo al ver la escena que tenía delante. Dos patrullas del LSSD, una ambulancia, gente alrededor... Toda una escena. Dos Sheriff tenían retenido a aquel tipo en el suelo, mientras otros dos me custodiaban, a la par que los paramédicos evaluaban mi situación.
      La gratificación que sintió Allan al darse cuenta de la relevancia de su fortuito golpe, fue incomparable a nada que hubiera sentido antes. Nunca había sentido gran devoción por las fuerzas de la ley, pero, el encontrarse en esa situación, se sintió como una señal divina. Tras los agradecimientos de los oficiales y al ver como se llevaban a aquel tipo, no podía sentirse más orgulloso de sí mismo, aunque todo hubiera sido una mera coincidencia.
      Allan comenzó a documentarse sobre la historia e hitos del LSSD, así como de los procesos de selección para acceder al cuerpo. Comenzó a instruirse en defensa personal, apurando los pocos ahorros que le podrían quedar, tras ayudar en casa con su mal pagado sueldo como taxista.
      Fue el 4 de septiembre de 2023, mientras esperaba en un semáforo en rojo, que vio un cartel publicitario, "Hometown Heroes needed. You in? - LSSD". La determinación con la que sonrió al ver que se habían abierto oposiciones, era el reflejo del esfuerzo que iba a dedicar para poder formar parte del cuerpo, y dejar atrás una vida de altibajos, focalizando su vida, en construir un entorno mejor para todos.

    Dedicación y sacrificio
    alt text

    • EDUCACIÓN:
      Educación Primaria - Los Santos Elementary School
      Educación Secundaria - Downtown LS High School

    • OTROS:
      Allan Morgan destacó en su etapa adolescente debido a su conocimiento e interés en las nuevas tecnologías y programación, llegando a desarrollar una "App" para su instituto, con la cual el profesorado podría dar distintos avisos a sus alumnos, sin necesidad de compartir números personales. Recibió una beca debido al éxito del proyecto.
      En la actualidad se encuentra instruyéndose en artes marciales como "Krav Maga" y "Vale Tudo".


Accede para responder