Henry Harper



    • NOMBRE COMPLETO:“Doble H” Henry Harper

    • EDAD:27 años

    • LUGAR DE NACIMIENTO: Vicksburg, Mississippi

    • NACIONALIDAD: Estadounidense

    • SEXO: Hombre

    • PADRES: Karen Greenwood y Harry Harper

    APARIENCIA FÍSICA

    Altura de 1.75m. Complexión delgada, un poco definida. Piel blanca, poco soleado. En su rostro verías leves cicatrices pequeñas, como en el mentón y algunas en la frente, ninguna distintiva. Ojos grises, casi siempre entrecerrados. Pares de tatuajes distribuidos por sus brazos y la espalda. La mayoría hechos en su joven adolescencia, y algunos en la cárcel. Varios callos en la palma de sus manos.

    DESCRIPCION PSICOLÓGICA

    Henry es un tipo sereno, paciente e introvertido. La mayoría del tiempo se la pasa solo andando por la ruta con su vieja compañera, Missy, su Harley-Davidson Night Rod Special. Si no la está haciendo rugir, le está haciendo alguna modificación en algún taller local para que esta pueda correr más rápido.
    Su fuerte cariño por la mecánica viene por parte de su padre, un conocido motociclista de acrobacias que recorrió el mundo con su XLCH 1000 Eagle. Con él, repara sus primeros ciclomotores, pero al tener una figura paterna que llevaba una vida ocupada, pocas habrán sido las veces con las que compartían tiempo padre e hijo. Pero esto no le hizo bajar los brazos, y quiso seguir los pasos de su padre, pero la vida le tendría preparado otro camino, u otra ruta…
    Cuando está con la gente, la mayoría del tiempo suele estar callado, escuchando atentamente. Es de tener MUY buena memoria, y supo usarlo a su favor durante su juventud, mientras recorría el país de este a oeste.

    HISTORIA

    Henry, “Doble H”, o simplemente “Hache” nació en Jackson, la capital de Mississippi, un XX de junio del 96’. Tuvo una buena infancia, rodeado de su familia y amigos del barrio. Solía ir siempre a jugar a las orillas del río Yazoo. Su niñez se resumen en vivir con sus padres hasta su adolecencia, donde su padre comenzó a ausentarse por su carrera deportiva.
    Durante su infancia, Henry desarrolló habilidades mecánicas impresionantes. A medida que crecía, se convirtió en el asistente principal de su padre, aprendiendo los secretos de los motores y las técnicas de reparación. Pasaba los fines de semana ayudando a su padre a restaurar clásicos automóviles y motocicletas, lo que fortaleció aún más su pasión por el mundo del motor.
    A pesar de la falta de su padre en su vida cotidiana, Henry heredó la pasión por las motocicletas y las modificaciones de su progenitor. Desde una edad temprana, pasaba horas en el garaje, observando fascinado cómo su padre desmontaba y mejoraba sus motos para realizar acrobacias increíbles. Cada ruido del motor y cada chispa de la soldadura despertaban la imaginación de Henry y alimentaban su deseo de convertirse en un motociclista igualmente talentoso.

    A medida que Henry crecía, su amor por las motocicletas se hizo más profundo. Aprendió por sí mismo las habilidades necesarias para modificar y reparar motos, dedicando su tiempo libre a explorar el mundo de las carreras callejeras y los trucos audaces. Aunque su padre no estaba físicamente presente, Henry encontró consuelo en el hecho de que compartían una pasión en común, y se comprometió a perfeccionar sus habilidades en honor a su legado.

    Después de terminar la secundaria, Henry decidió embarcarse en una aventura que cambiaría su vida: recorrer América en su motocicleta. Armado con su talento y la sed de exploración, dejó Vicksburg y se lanzó a la carretera. Durante los siguientes años, Henry viajó por todo el país, visitando ciudades, conociendo a personas y experimentando la diversidad de la vida en carretera.

    Sin embargo, su camino también lo llevó a lugares oscuros y peligrosos. En ocasiones, Henry se vio envuelto en situaciones de vida delictiva. Atraído por la emoción y la adrenalina, se unió a grupos de motociclistas rebeldes y participó en actividades ilegales. Esto lo llevó a tener encuentros con la ley y a pasar períodos en prisión. Estas experiencias tumultuosas dejaron una marca en su espíritu, pero también le enseñaron valiosas lecciones sobre la responsabilidad y las consecuencias de sus acciones.


Accede para responder