Biografía: Riley Jones - RJ



  • NOMBRE COMPLETO: Riley Jones

    EDAD: 25

    LUGAR DE NACIMIENTO: Louisiana (New Orleans)

    NACIONALIDAD: Americana

    SEXO: Mujer

    PADRES: Jane Taylor & Edwin Jones

    APARIENCIA FÍSICA: Altura alrededor de 1,72/ Ojos azules/ Piel morena / Complexión atlética / Su cuerpo estaría completamente tatuado: sobre animales, paisajes y mecánica / En sus manos se portaría callos y cicatrices leves en ellas.

    Descripción psicológica.

    Riley Jones es una mujer fuerte, decidida y apasionada. Desde joven, Riley ha demostrado un gran interés por los vehículos y la mecánica, y ha trabajado arduamente para convertirse en una mecánica talentosa y respetada en su campo.

    Es una persona muy comprometida con su trabajo y siempre busca la perfección en todo lo que hace. Es perseverante y nunca se rinde ante los desafíos que se presentan en su camino. Riley también es una compañera nata, capaz de motivar a su equipo y mantener la moral alta en todo momento.

    A pesar de ser fuerte y decidida, Riley también tiene un lado vulnerable. Su familia es muy importante para ella y la salud de sus padres es una gran preocupación. Es una persona sensible y empática que se preocupa profundamente por los demás.

    En cuanto a sus relaciones personales, Riley tiene un pequeño círculo de amigos cercanos en los que confía plenamente. No es fácil ganarse su confianza, pero una vez que lo haces, puedes estar seguro de que ella estará allí para apoyarte en todo lo que necesites.

    En lo que respecta a sus relaciones románticas, Riley ha tenido algunas relaciones pasadas, pero ninguna ha sido lo suficientemente seria como para comprometerla. Se enfoca en su trabajo y en sus pasiones, y aunque no descarta la posibilidad de enamorarse en el futuro, no es algo que esté en el tope de su lista de prioridades en este momento.

    En resumen, Riley es una mujer apasionada, comprometida, fuerte, decidida, sensible y empática. Su amor por los vehículos y la mecánica es la fuerza impulsora detrás de todo lo que hace, y está dispuesta a trabajar arduamente para alcanzar sus metas y cumplir sus sueños.

    Historia.

    imagen_2023-04-27_024328447.png

    Riley Jones nació en Nueva Orleans, una ciudad vibrante y llena de vida que se encuentra en el corazón de Louisiana. Desde una temprana edad, Riley mostró un gran interés por los vehículos y la mecánica. A menudo, pasaba horas en el garaje de su padre, observando mientras trabajaba en su camioneta y ayudando cuando podía.

    A medida que crecía, Riley se convirtió en una experta en mecánica y se interesó cada vez más en las carreras callejeras. Participaba en ellas cada vez que podía, ganando competencias y estableciendo récords en la escena de las carreras callejeras de Nueva Orleans.

    Sin embargo, a medida que crecía, Riley comenzó a sentir que Nueva Orleans no era suficiente para ella. Quería algo más emocionante y desafiante, por lo que decidió viajar a Los Santos, una ciudad llena de oportunidades y aventuras.

    Una vez en Los Santos, Riley se instaló en el Blaine County, donde encontró un trabajo como mecánica en un pequeño taller local. Allí, Riley demostró sus habilidades de mecánica y se convirtió en parte del equipo.

    Pero a pesar de su éxito, Riley seguía soñando con competir en carreras callejeras de alto nivel. Pronto se unió a una banda de carreras callejeras llamada "The Wildcats", liderada por un conductor llamado Max. La banda compitió en carreras en todo Los Santos, ganando fama y fortuna.

    Sin embargo, la vida en las carreras callejeras no era fácil y Riley se encontró en más de una situación peligrosa. Además, siempre estaba preocupada por la seguridad de sus compañeros de carreras, especialmente por Max, quien se había convertido en una figura paterna para ella.

    Con el tiempo, Riley se dio cuenta de que la vida en las carreras callejeras no era sostenible a largo plazo. Decidió retirarse de la banda y regresar al taller donde trabajaba. Allí, Riley continuó trabajando en su oficio y finalmente se convirtió en la encargada del taller.

    Mientras trabajaba en el taller, Riley conoció a un grupo de mecánicos recién contratados con los que compartía su pasión por los vehículos. Entre ellos, se encontraba Jayden, un mecánico talentoso que había trabajado en algunas de las tiendas de autos más importantes de Los Santos.

    Riley y Jayden pronto se convirtieron en amigos cercanos, y Jayden se convirtió en su mano derecha en el taller. Juntos, trabajaron arduamente para llevar el taller al siguiente nivel, expandiendo sus operaciones y atrayendo a clientes de todo Los Santos.

    Pero a pesar de su éxito, Riley nunca olvidó sus raíces en las carreras callejeras. Continuó entrenando a jóvenes corredores y, con la ayuda de Jay, decidió crear un equipo de carreras callejeras propio. A este equipo lo llamaron "6ELIN3", en honor a los motores que usaban.

    La 6ELIN3 comenzo a competir en carreras locales y rápidamente se ganaron una reputación como uno de los equipos más formidables. Riley y Jay trabajaron duro para mantener sus vehículos en óptimas condiciones, y pronto se convirtieron en un equipo invencible en las carreras callejeras.

    Pero el éxito no duró mucho. Un día, Riley recibió una llamada de su madre en Nueva Orleans. Su padre había sufrido un ataque al corazón y estaba en el hospital en estado crítico. Riley dejó todo y viajó inmediatamente a Nueva Orleans para estar con su familia.

    Durante su estadía en Nueva Orleans, Riley se reunió con sus antiguos amigos de las carreras callejeras, que la invitaron a participar en una competencia importante en New Orleans, lo cual participo por los viejos tiempos abordando un 180sx de uno de ellos. La carrera no fue ninguna locura, pero le hizo dar vueltas a la cabeza sobre lo que añoraba y recordaba de donde nació. Riley estaba indecisa, pero después de hablar con su padre antes de fallecer, quien le dijo que persiguiera sus sueños sosteniéndole las manos, decidió regresar a Los Santos para competir en la carrera.

    La 6ELIN3 se preparaba para la carrera, y aunque habían perdido algo de su ventaja debido a la ausencia de Riley, seguían siendo un equipo formidable. La carrera fue intensa, pero se mantuvieron firmes, trabajando juntos para superar los obstáculos en su camino.

    Finalmente, La 6ELIN3 cruzo la línea de meta en primer lugar, ganando la competencia y llevando a Riley a la cima del mundo de las carreras callejeras. Riley se sintió orgullosa de todo lo que había logrado, y aunque extrañaba a su padre, sabía que él estaba allí con ella en espíritu, animándola a seguir persiguiendo sus sueños.

    Los chicos después de esta carrera colgaron el volante al igual que Riley, buscando una estabilidad completa en el condado de Blaine, un lugar mucho mas tranquilo donde realizar proyectos increíbles

    No subestimes una curva.

    La vida de Riley dio un giro dramático cuando su mejor amigo, Jayden, murió en un trágico accidente de carreras de coches. Jayden era un corredor apasionado y propietario de un RX7 altamente modificado que había heredado de su padre mas otras muchas. Había competido en muchas carreras y ganado muchas carreras en la ciudad.

    imagen_2023-04-28_211809856.png

    Un día, Jayden llamó a Riley para competir junto a él en una carrera en las calles de Los Santos dejando el norte una ultima vez. Sabía que era una carrera peligrosa, pero también sabía que Jayden era un conductor experto y estaba seguro de que podía manejar cualquier cosa que se interpusiera en su camino.

    Riley aceptó la oferta algo preocupada y se encontró en el punto de inicio de la carrera con Jayden y otros corredores. El ambiente estaba lleno de adrenalina y emoción, pero también de peligro.

    La carrera comenzó y los corredores se aceleraron por las calles de Los Santos. Todo parecía ir bien hasta que, en una curva cerrada, alguien se cruzo delante del RX7 de Jayden, perdió el control y se estrelló contra una pared intentando evitar el accidente. Riley estaba justo detrás de él y vio todo. Desesperada, intentó detenerse para ayudar, pero otros coches la empujaron y ella también se salió de la pista.

    Riley se apresuró a bajar de su coche y corrió hacia el lugar del accidente viendo el RX-7 completamente destruido. Pero ya era demasiado tarde. Jayden había fallecido en el accidente.

    La noticia de la muerte de Jayden fue un golpe devastador para Riley. Había perdido a su mejor amigo y su mentor en la escena de carreras. Pero también se dio cuenta de que había perdido algo más importante: su propia pasión por las carreras.

    Se retiró de la escena de carreras y se dedicó a recordar a Jayden y a trabajar en el taller. A veces todavía se sentía tentada a volver a las carreras, pero recordaba la trágica muerte de su amigo y lo peligrosas que podían ser. Aprendió a apreciar la vida y la seguridad, y decidió honrar la memoria de Jayden trabajando duro y mejorando mecánicas.

    Heredando Oro.

    Un día, un amigo cercano de Riley se acercó a ella con una oferta que no podía rechazar: un Supra había sido de Jayden. El Supra era un coche emblemático y un verdadero ganador de muchos carreras en Los Santos. El amigo de Riley había tenido el coche durante un tiempo, pero finalmente decidió que era hora de que alguien más lo tuviera, y pensó en Riley inmediatamente debido a su amor por los coches y su habilidad como mecánica y amistad con Jayden.

    Riley no podía creer lo que estaba escuchando. El Supra era de Jay, y el hecho de que estuviera siendo ofrecido a ella era un sueño hecho realidad. A pesar de que su amigo le dijo que no tenía que pagar nada por el coche, Riley insistió en hacer un trato justo y le ofreció comprar el coche a su amigo por un precio razonable.

    Con el Supra ahora en sus manos, Riley se dedicó a restaurarlo y mejorarlo para llevarlo a su máximo potencial. Pasó muchas noches trabajando en el coche, puliendo y ajustando cada detalle para asegurarse de que estuviera en perfecto estado. Finalmente, después de meses de trabajo duro, el Supra estaba listo para ser mostrado en en asfalto donde falleció Jayden.

    En el día señalado, Riley se sintió nerviosa pero emocionada. Sabía que había hecho todo lo posible para asegurarse de que el Supra se viera y funcionara lo mejor posible, pero aún así no sabía cómo sería recibido por los causantes del accidente de Jay y los otros competidores.

    Sin embargo, el Supra resultó ser un gran éxito demostrando la posición que se merecía. Los competidores quedaron impresionados por el nivel de detalle y perfección que Riley había logrado, y muchos de los asistentes se acercaron para felicitarla por su trabajo, otros varios a mirar con recelo.

    El Supra se convirtió en un coche muy valioso para Riley, no solo por su valor sentimental, sino también por la superación que le fue. Pero lo más importante para Riley fue la amistad y la confianza que su amigo había depositado en ella al darle el coche. El Supra se convirtió en un símbolo de la amistad y el respeto mutuo entre ellos y Riley, prometió que lo cuidaría y lo mantendría en el mejor estado posible, con esto se retiraría oficialmente del asfalto

    Altercados en el Norte.

    Después de establecerse oficialmente en Blaine County, Riley comenzó a trabajar en un taller de reparación de automóviles local. A pesar de algunos desafíos al principio debido a su acento sureño y su género, Riley logró ganarse el respeto de sus compañeros mecánicos y de los clientes locales.

    Un día, mientras estaba trabajando en un automóvil en el taller, un hombre afroamericano entró y comenzó a hacer comentarios despectivos sobre su trabajo y su género. Riley intentó mantener la compostura y continuar con su trabajo, pero el hombre continuó siendo hostil y comenzó a cuestionar su capacidad para hacer el trabajo.

    imagen_2023-04-27_050503758.png

    El incidente dejó a Riley molesta y frustrada, y aunque trató de ignorarlo, no pudo evitar sentir un sentimiento de resentimiento hacia los afroamericanos. Esto la llevó a involucrarse en discusiones y debates en línea sobre temas raciales, y eventualmente comenzó a simpatizar con las teorías de la supremacía blanca.

    Aunque estos sentimientos fueron breves y no se manifestaron en ninguna acción concreta, Riley se dio cuenta de que había estado dejando que sus emociones tomaran el control y decidió trabajar en sí misma para superar sus prejuicios y creencias. Con el tiempo, Riley se esforzó por ser más consciente de sus prejuicios y trabajar para ser una persona más compasiva y empática en general



  • Recuerdos de Jones.

    Unos meses después de la muerte de su padre, Riley recibió una llamada de su madre. Su padre había le había dejado en herencia su amado Mustang del 69. Riley estaba devastada por la noticia, pero también emocionada de heredar el coche de su padre. Sabía que el Mustang era un clásico y que su padre lo había mantenido en perfectas condiciones.

    Cuando llegó a Nueva Orleans, se dirigió a la casa de sus padres para recoger el coche. Se emocionó al ver el Mustang en la entrada de la casa, reluciente como el día en que su padre lo compró. Su madre le entregó las llaves del coche y le dijo que lo cuidara y lo disfrutara tanto como lo había hecho su padre.

    27ae2cb6-181b-48ee-b3bb-3b00ac4da132-image.png

    Riley se subió al coche y se dirigió a la carretera abierta. Se dio cuenta de que el coche era diferente a cualquier otro que había conducido antes. Tenía una potencia y un sonido que la hacía sentir viva. Condujo durante horas por las carreteras rurales de Nueva Orleans, reviviendo recuerdos de su infancia y de los momentos que pasó con su padre.

    Finalmente, llegó al taller donde estaba trabajando en un coche off-road para un cliente. A medida que avanzaba el proyecto, comenzó a modificar el Mustang de su padre para que también las prestaciones de un coche off-road. Sabía que su padre habría aprobado su creatividad y sus habilidades mecánicas.

    afc9502e-f5fc-43e9-b7e9-88456bc79319-image.png

    Riley pasó semanas trabajando en el coche, haciéndolo lo mas reforzado posible instalando nuevas piezas como: Jaula completamente acolchada, asientos balísticos a medida, modificando la suspensión a una de recorrido independiente completamente regulable, ajustando el motor, añadiendo a todo el sistema de fluidos nuevas vías de kevlar resguardadas en el túnel transmisión, para evitar romperlas el algún terreno brusco, así como los frenos perforados muescados de 4 pistones y añadiendo unas llantas certificadas por la RFEDA, que aguantaran mucha guerra. Cuando finalmente terminó, se subió al coche y se dirigió a las montañas de Blaine County para probar su nuevo vehículo abraza terrenos.

    El Mustang se comportó de manera excelente en el terreno accidentado de las montañas y Riley se sintió más conectada con su padre que nunca. Recordó los momentos que pasó con él en el garaje, aprendiendo sobre mecánica y coches, y se dio cuenta de que su padre siempre estaría con ella mientras condujera su Mustang.

    ac6bbb4e-baf3-4286-9770-fb03d8ea9cca-image.png

    Riley siguió trabajando en coches, mejorando sus habilidades como mecánica y asistiendo a las Organizadas con su Supra y el Mustang modificado. Aunque nunca olvidaría a su amigo Jayden y la tragedia que cambió su vida para siempre, Riley sabía que debía seguir adelante y honrar la memoria de su padre en todo lo que hacía. Tocaba dejar clara la pasión de su padre y levantar algo de polvo.

    imagen_2023-04-28_212118574.png



  • Clyde y Cypress 98.

    Después de llevar una temporada en el condado de blaine y conocer bastante el mundo de los Carmeet en Los Santos, Riley sentía que necesitaba un nuevo desafío. Un día, mientras conducía su Mustang modificado por la ciudad, vio un pequeño bar en Cypress 98 con una moto oxidada colgando, parecía necesitar una renovación.

    imagen_2023-04-28_221444020.png

    Se detuvo para hablar con el dueño, y este se presentaría como Clyde, quien amablemente enseñándole el local, también al ver los tatuajes de Riley y el coche en el que llegó, le mostro varias motos clásicas que tenia. Clyde al ver que sus pequeñas necesitaban bastante mantenimiento le propuso a Riley dos trabajos: el local y las motos.

    A pesar de que Riley no tenía experiencia en la reparación de motocicletas, estaba emocionada por la oportunidad de aprender algo nuevo y aceptó el trabajo. En el bar, Riley no solo reparaba motocicletas, sino que también trabajaba detrás de la barra. Aunque al principio le costaba adaptarse a la nueva dinámica de trabajar en un bar, pronto descubrió que disfrutaba de la interacción con los clientes y de la oportunidad de conocer a gente nueva.

    Riley siempre mantuvo la mecánica como su prioridad principal. A menudo, trabajaba largas horas en el taller al día y luego se dirigía al bar para trabajar por la noche. A pesar de lo agotador que podía ser, Riley se sentía satisfecha con su vida y con todo lo que había logrado.

    Con el tiempo, Clyde se convirtió en un buen amigo y mentor para Riley. Él le aconsejo sobre dejar de correr, aunque le brillaran los ojos solo con las revoluciones y la mantuvo alejada de problemas innecesarios. Juntos, trabajaron en varios proyectos de restauración de motocicletas y algunas se convirtieron en piezas destacadas del bar.

    baf7153d-4ef1-4bdb-b133-828e187c8465-image.png

    A pesar de que el bar no era su pasión principal, Riley aprendió mucho allí y creció como persona. La experiencia la ayudó a ganar confianza en sí misma y a hacer nuevos amigos en Los Santos. A medida que su reputación como mecánica y piloto crecía, Riley se dio cuenta de que había encontrado su lugar en el mundo de los coches y que estaba orgullosa de todo lo que había logrado.



  • Increibleee


Accede para responder