Felicidades, estás dentro.

Estás dentro de la BETA CERRADA. Puedes conectarte a GTAHUB y comenzar a jugar.
Ingresa la siguiente conexión dentro de RAGE: ++applicant.playIP++. Para ver cómo ingresar haz click aquí.

Todavía no llegó tu turno.

Estás registrado en la BETA. Para ingresar a GTAHUB, debes completar el proceso de whitelist https://gtahub.gg/fase2.

La BETA cerrada ya inició (FASE 2)

Los primeros 5000 registrados ya pueden ingresar a jugar. Escribe el correo con el que te registraste debajo para ver si estás en la WHITELIST

Dax Smith



  • DAX SMITH

    BIOGRAFÍA

    Nombre: Dax| Apellido: Smith
    Padres: Jack Smith | Sarah Smith
    Edad: 26 años
    Nacionalidad: Británico.
    Apariencia física: De tez morena, cabello negro largo, tatuajes, constitución semi delgada y musculosa, és un chico hábil y ágil...
    Psicología: Sociable (A pesar de serlo se pone límites en la confianza que da al resto), directo, evade los problemas que no le convienen y no son necesarios.
    Sigue intentando ser un chico abierto, cariñoso, y alguien que al conocer y entablar una amistad puedes confiar en él abiertamente, no es un chico que necesita a otros para aprovecharse de ellos, él busca amigos de verdad, que estén en las buenas y malas y que le ayuden y se diviertan con él...

    Historia :
    La infancia :

    Nací el 1 de agosto de 1995 en Londres, Reino Unido. Desde pequeñito cuando tuve la edad suficiente asistí a infantil, parecía ser un sitio tranquilo y entretenido, cuidaban de nosotros, pero nada muy destacable, sin embargo... Cuando crecí me hicieron ir a un colegio cerca del barrio donde vivíamos, era tal cual a como se veía por fuera, un sitio lleno de gente que se dedicaba nada más a vivir de las travesuras.
    Esa fue una de mis peores épocas, mi padre se pasaba el día de fiesta en busca de mujercitas mientras que mi madre la pobre trabajaba casi todo el día y noche para conseguir algo de dinero. Mi padre la engañaba y le daba igual ella, pero recuerdo que cuando mi madre llegaba a casa a veces hasta no podía aguantar los lloros delante de mí, a esa edad yo no sabía lo que era, solamente le pedía que no llorase. Era un niño, era alguien inocente...
    Vivía con mis padres, mi abuela y mis dos hermanas mayores.
    Cuando entré al colegio estaba bastante delgado, debido a la situación en casa y a parte que no tenía casi ni dinero para ropa (siempre quise vestir como me gustaba pero no podía...) Empecé siendo un chico muy distante ya que mi estado social hacía que el resto de niños se apartaran de mí y me hicieran burlas. Mi día a día era bastante triste, fingía estar enfermo para no asistir al colegio, y así no volver a tener que aguantar todo eso un día más.
    Conocí a una chica de otra escuela más grande que yo, me dio apoyo y me ayudó a seguir adelante con mis estudios, de vez en cuando venía a casa a pasar un rato y a jugar, éramos muy amigos...
    Cuando crecimos me quedaba un solo año para entrar al instituto, pero no fue lo único, mi amiga al ir más avanzada entró al instituto y me quedé prácticamente solo en el colegio de nuevo. Volví a ser el chico apagado de siempre y me encerré en una burbuja tratando de evitar a todo el mundo para que nadie me hiciera daño y así estuve hasta que logré entrar al instituto.

    Su adolescencia :

    Cuando ingresé en el instituto el primer día de clase ya todos se dedicaban a mirarme, seguía igual de delgado que al principio, algunos se hacían hasta señas entre ellos, y la verdad me sentía excluido de la clase...
    Intentaba ignorarlo, aunque se me hacía pesado. Durante el patio me sentaba solo y al fondo ya que ni me dejaban jugar a la pelota con mis compañeros de clase… Finalmente conseguí reconocer a la que anteriormente había sido mi mejor amiga, (que de hecho entró en el mismo instituto), cuando ella se marchó nos distanciamos y para mí fue una alegría verla nuevamente...
    Me acerqué, pero estaba rodeada por un grupo de chicas maquilladas completamente y con ropas caras.
    Intenté hablarle, pero ella se convirtió en una persona totalmente diferente, lo único que me dijo fue: -Creo que te estas equivocando, no tengo nada que ver con un pordiosero como tú... Mientras el resto de chicas me miraban y se reían...
    Pasé de lo ocurrido, aunque me dolía en el alma, a partir de ese día siempre se dedicaban a joderme en los patios a pesar de que los años siguieran, incluso hubo un momento durante un cambio de clase en el cual la que fue mi mejor amiga me dio un empujón haciéndome caer por las escaleras entre risas mientras que el resto del colegio miraba. Me levanté dolorida y sin pensarlo dos veces la agarré del pelo haciéndola caer al suelo, comenzaron a rodearnos mientras nos peleábamos... Debido al ruido y los gritos rápidamente aparecieron el director y conserje, sin pensárselo me llevaron al despacho y llamaron a mis padres…
    Fuí expulsado del instituto temporalmente.
    Llegaba a casa asustado y decepcionado por lo ocurrido, sabía que al llegar nada sería bueno, claramente mi padre esperaba enojado...
    Justo cuando iba a explicarme delante de mi abuela y madre él me dio un golpe en toda la cara, al menos mis hermanos estaban estudiando todavía...
    Alterado por el acto de mi padre mi madre se alzó y comenzaron a discutir mientras yo no paraba de llorar, mi propio padre le levantó la mano a ella aun teniendo a mi abuela delante, mi abuela trataba de calmar la situación, pero era en vano, me levanté y comencé a gritarle a mi padre que se detuviera, y que todo era mi culpa por haber nacido, tras decir eso ambos pararon de discutir y yo me encerré en mi cuarto mientras ellos intentaban convencerme de salir, pasé dos días en los cuales no salía nada más que para ir al baño, mis hermanos preguntaban por mí pero nadie en casa respondía a sus preguntas para no seguir con el tema. Me planteaba día a día la situación, estaba seguro de que no quería volver a ver a mi madre sufrir por mi culpa, convirtió a mi padre en un monstruo para mí.

    Cambio de mindset (actitud mental) de Dax Smith :

    Aproveché esos dos días completos para reflexionar profundamente, y eso cambió mi vida drásticamente, pensé sobre mí, sobre mi físico, y me convencí de que era importante tratar de mejorar para no dar más problemas en casa, al final tenía que acabar aceptando y proponiendo hacer un cambio...
    Salí y lo primero que hice fue ahorrar, cuando la expulsión se acabó volví a asistir a clases como de costumbre, pero esta vez era distinto.
    Comencé a abrirme más, me volví una persona directa y decidí tratar de hablar con el resto por mí misma. Conseguí un círculo de amigos a finales de año, aunque ya me quedaba poco en el instituto, comencé a vivir nuevas experiencias con ellos, nosotros normalmente no íbamos de fiesta, aunque también, estábamos tranquilamente fumando y hablando juntos reunidos en algún sitio.
    Cuando ahorré lo suficiente con una de mis amigas en ese círculo comencé a ir a un gimnasio que se encontraba cerca del colegio, no me saltaba un día sin ir y empecé a seguir una dieta. Pasé el instituto por los pelos pues lo mío no eran los estudios, estaba interesado en seguir un curso de mecánica, pero finalmente no asistí...
    Un día llegué a casa y me encontré todo tirado por el suelo, al preguntarle a mi madre me dijo que íbamos a irnos, ella y mis dos hermanas junto a la abuela lejos de mi papá, decía que yo ya era grande, que ella solo estaba con él por nosotros y no soportaba más. Debido a los círculos que yo había comenzado a hacer me negué ya que me ayudaron a seguir hacia delante, y le dije que me iba a quedar con papá, aunque fuera por un tiempo. A ella no le gustó nada mi respuesta, entristecida decía que no quería separarnos, pero terminó por aceptarlo. Y mientras ella marchó con el resto de mi familia yo seguí viviendo en Londres. Debido a la situación mi padre apenas era capaz de mantenerme, comencé a robar carteras de forma disimulada con algunos amigos para comprar mi propia comida y ropa. Hasta que comencé a trabajar con 21 años por un amigo de mi círculo en un bar que no era muy reconocido, pero lograba mantenerme. Allí solía ir la que se volvió mi mejor amiga, la que asistía conmigo al gimnasio y entre risas me alegraba siempre los días.
    Durante un largo periodo de tiempo allí en el bar recién cumplía los 22, cuando mi mejor amiga salía resultó que de vuelta a casa en un cruce tuvo un accidente de coche, la visitaba constantemente, aunque era cuestión de tiempo que falleciera ya que estaba muy grave, y así fue, falleció. Me separé de mi círculo de amigos para evitar hablar de ella, y un día en casa mi padre llegaba a casa borracho y mientras yo lloraba comenzó a gritarme sus penas porque alguien le había golpeado de fiesta, se volvió inaguantable y para olvidarme de todo necesitaba huir de todo, de mi padre, de mis amigos, de todo el pasado... de Londres.
    Avisé a mi madre y con todo el dinero que guardaba decidí mudarme a Los Santos lo más cerca posible de mi padre, ella insistió en ayudarme y me propuso ir a vivir con ellos, pero yo quería un cambio y hacer de nuevo una vida…
    Así que finalmente logré llegar al aeropuerto de Los Santos...

    La nueva vida de un adulto independiente.

    Alquilé un piso cerca de Davis y allí me establecí, comencé a trabajar en un super de la zona, aunque me pagaban mucho menos que al resto de empleados aprovechándose de mí ya que no sabía cómo funcionaba todo por allí y yo era tan cabezón que no quería la ayuda de mi madre para no arruinarla. Mis hermanos empezaron a ganarse la vida a sus maneras... tristemente un hombre convenció a mi hermana de entrar en el asqueroso mundo de la prostitución y por la noche ella escapaba de casa, era demasiado tarde cuando yo me enteré y mi otra hermana seguía estudiando. Tenía 23 años cuando comencé a sentir la necesidad también de volver a actuar como cuando era más joven para ganarme un dinero extra y acudí a mi hermana mayor, al principio se negaba, pero insistiendo me consiguió un contacto que me daría trabajo. Comencé pasando droga hasta volverme de confianza para ese contacto, al ver mi trabajo decidieron darme algo más fuerte, aunque a la vez arriesgado, había un tipo que le debía plata y quería darle un susto dentro de su local, no solo tendría un aviso si no que aparte la fama de su local se ensuciaría. Me cedieron dudosos una pistola, montaron un plan y estaba convencido de que lo seguiría a la perfección, era dar el susto sin matar a nadie ni disparar solo amenazar, dejar el aviso y marchar en una moto, así no llegaría la policía de Los Santos...
    Me vestí para la ocasión y me dirigí al local, saqué la pistola y apunte al chico, eché al resto de las personas del local y cuando todos estaban fuera le di el mensaje. Se dio cuenta de que era mi primera vez pues me temblaba el pulso al sentir que él estaba tan tranquilo, yo no era capaz de mantener la pistola en una misma posición, aprovechó eso y se abalanzó sobre mí, forcejeamos cuando sin querer atemorizado se me escapó un tiro, dándole en uno de sus hombros, se apartó de encima y se dejó caer hacia atrás.
    Me levanté acelerado y completamente nervioso, y en menos de lo que canta un gallo cuando estaba a punto de montar a la moto llegó casualmente la policía... y me apuntaron sin dudar mientras me gritaban que me detuviera y que soltara el arma, eso hice, solté el arma y me di por vencido, no debí aceptar ese trabajo. Cuando acepté ese trabajo sabía lo que podía pasarme, pero confiaba en que podía superarlo y terminé pasando un año en prisión por un intento de homicidio. Lo que más me preocupaba era lo que pensaría mi madre, me visitó decepcionada, me dijo que le había fallado como hijo, que no había servido de nada todo el cariño que me dio y que me convertí en una peor persona que mi padre. Creo que me sentí fuera de la que realmente era mi familia, y abandoné todo en lo que creía.
    Solamente aguantaba para que me sacaran de prisión lo más rápido posible.

    Poco antes de la actualidad :

    Salí de prisión y cuando me devolvieron las cosas ese mismo día mi propia hermana me pidió reunirnos a pesar de que yo pensaba que ya no era nadie para ellos. Me dirigí hacia donde él me pidió y me entregó bastante dinero junto a una nota en la cual ponía lo siguiente: ‘’Lamento lo ocurrido pero tu trabajo funcionó y entendió el mensaje, me pagó la plata ese cabrón, te entrego el 80% por lo ocurrido para que te recompongas y sigas trabajando, aunque esta vez en algo distinto, reúnete conmigo mañana a las 18:00 cuando hayas descansado en el sitio de siempre’’.
    Llegué al piso de vuelta, mientras descansaba no paraba de darle vueltas a la cabeza.
    ¿Quería seguir viviendo esa vida? La prisión no había servido de nada, seguía siendo el mismo de siempre y caí en la tentación. En esta ocasión me reuní con él y me sugirió conseguir contactos para él, me pagaría por cada contacto para montar más y más carreras, era algo apenas notable, pero a la vez había que hacerlo bien. Me convenció y necesitaba algo mientras volvía a buscar trabajo ya que no me querían en el super de vuelta tras haber entrado a prisión.
    Estuve trabajando para él y a la vez asistí a otro tipo de actividades que hacían como peleas e incluso llegué a participar en las carreras con un auto que él mismo me prestaba para ganar incluso más dinero en el caso de que yo ganara.
    Hace poco él comenzó a hacer apuestas y perdió dinero, dejó de ser una persona tan reconocida con el paso del tiempo, me pagaba cada vez menos y un día me dio la mala noticia de que aparte durante unos negocios le engañaron, terminaron por robarle dejándolo completamente vacío y para volver a ser lo que era antes decidió que no podía seguir trabajando con nadie.
    Seguía necesitando dinero pues tenía mis gastos y pedí ayuda a mi hermana, pero por lo visto acabaron cansándose de mí, me dejaron de hablar, no contestaban a mis llamadas…

    Todo era una mierda, así que me busqué un sitioen un taller del barrio, arreglaba los quads y las motos de montaña de algunos negros de por ahí, y algún que otro coche...

    Actualidad :
    Dax Smith trabaja en un pequeño taller del barrio, con eso le llega apenas para pagarse una habitación del motel de Davis, y poco a poco va ahorrando para poder comprarse un quad, es uno de sus objetivos…
    Dax sigue realizando hurtos en tienda, se mete comida en los calzoncillos y bolsillos, y disimula para así no llamar la atención y marchar del supermercado tranquilamente, de momento parece que le funciona…
    Por el momento Dax parece un ciudadano normal, no huye de la policía, y no cae en la tentación de las drogas ni la delincuencia,todo parece normal...


Accede para responder