Lebron Wright



  • NOMBRE COMPLETO: Lebron Wright

    EDAD: 22

    LUGAR DE NACIMIENTO: Grove Street.

    NACIONALIDAD: EEUU

    SEXO: Hombre.

    APARIENCIA FÍSICA: Afroamericano con tez negra, ojos claros, rastas blancas, musculoso. 1,78 de estatura y 77 kg.

    PERSONALIDAD: Lebron es una persona muy defensiva con dificultades para controlar sus sentimientos y emociones. No tiene remordimientos y no controla en absoluto sus impulsos. Si te ganas el corazón de Lebron es una persona que mata por los suyos y lo daría todo por la gente que lo rodea.

    EDUCACIÓN: Sin Estudios.

    HISTORIA:
    20-06-1999, en plena avenida de Grove nací yo y mi hermano, para ser abandonados 5 minutos después, y es que no tuvimos fortuna de ningún tipo en nuestra llegada a este mundo.
    Mi madre era una conocida politoxicomana, llevaba años enganchada, desde los 12 años vivía solo para meterse crack, se paseaba por la zona sur de LS vendiendo su cuerpo para poder drogarse, jamás supe quien es mi padre.

    De hecho, no me crio mi vieja, ella seguramente me hubiera vendido a cambio de una dosis, nos crio mi tia Marie, (su hermana, una mujer de 50 y picos tacos y soltera) en Grove. Me crie solo con ella en casa junto con mi hermano, algo raro, ya que al no poder costearse una vivienda propia, la gente en el barrio vive hacinada, es normal que 8 personas vivan juntas en una casa de 60 metros cuadrados.

    Ella no me hacía mucho caso, pero al menos me dio un lugar donde dormir y normalmente ella era quien me brindaba un desayuno, una comida y una cena diarias.

    Eso hasta el día en el que todo estalló, tía Marie ya estaba harta de mí, y con razón. Pues solía fumar porros en el sofá, la casa apestaba a hierba por mi culpa, andaba siempre metido en peleas y problemas, y por si fuera poco ya estaba coqueteando con otras drogas más fuertes, pero eso ella no lo sabía. Su última esperanza era que acabase de una vez la educación secundaria y me pusiera a trabajar de peón para ayudarla a traer dinero al hogar.

    Un día cualquiera, entresemana, llamaron al teléfono de casa, mi tía atendió la llamada, era la directora, le dijeron que había faltado a clase, que de hecho llevaba casi un mes sin aparecer por el instituto, ella me llamó, enfurecida, yo estaba con mis colegas fumando porros a unas cuadras de mi casa, no me preocupaba para nada la situación, << Voy a casa, me llevo una bronca, y vuelvo a donde mis colegas >> Pensaba yo...

    Se cabreó un huevo conmigo, me elevaba el tono de voz y parecía cansada de mi, yo la entendía en el fondo, pero también yo estaba hasta los cojones, ella pretendía que yo fuera como los chavales blancos de mi instituto, aplicado e inocente. Yo la quiero con locura, la única familia que tengo, le debo mucho, pero ella jamás fue ni será mi madre. Sacó toda la mierda del cajón, grito a 1000 voces todas las cosas que prefiero no escuchar, pero lo que más me dolió fueron las siguientes palabras;
    << Tu madre era una yonki asquerosa, y tu vas en el mismo camino, te quiero fuera de mi casa antes de que me causes más problemas. ¡Te odio Lebron! >>

    Me ví solo en la calle, aunque la calle siempre fue en realidad mi segunda casa. Los primeros diás solo, se me hicieron durísimos, nunca añoré tanto el colchón de mi cama, nunca desee con tantas fuerzas haber disfrutado de una infancia normal, haber tenido unos padres que me quisieran, haber sido un niño feliz...
    Solía dormir en cajeros automáticos del centro de la ciudad, no me gustaba, pero nada la gente de por allí, de hecho siguen sin gustarme...
    Los primeros días en la calle me pasaba cerca de por donde vive mi tia, estuve a punto de ponerme de rodillas frente a su puerta para pedirle perdón, pero me dí cuenta a tiempo de que no era eso lo que yo quería realmente.

    A las mañanas disfrutaba de aprovechar el solecito a primera hora para irme a pescar o a darme un paseo en bici, me movía siempre en mi BMX, solía darme largos paseos con ella, fue mi única acompañante durante esos días.
    Andaba robándome la comida para poder comer, a veces me tocaba atracar a algún pijo para sacarme un dinerillo extra, eso era lo mas entretenido del día, nunca tenía nada que hacer, y de mis colegas del instituto ya no quería saber nada, quería olvidar ese maldito barrio y borrarlo de mi vida de una puta vez.
    De vez en cuando, para aprovechar el día y no pasarlo tirado en una esquina sin hacer nada, solía moverme hasta las barras que hay en la zona de Vespucci, siempre me había gustado entrenar al aire libre, y tampoco tenía nada mejor que hacer, así que...

    Allí en Grove Street conocí a unos negros, eran bastantes, la verdad que siempre los he respetado mucho, porque de lejos se ve que son esa clase de gente que te pueden joder la vida en un abrir y cerrar de ojos, pero la verdad es que fueron siempre bastante majos conmigo, desde un principio me cayeron bastante bien.
    También hice bastantes amigos, con los que he compartido porros, fiestas, risas, y grandes momentos en general.

    Uno de mis mejores amigos Logan Parker y Dylan Lawrence me contactaron por teléfono y me comentaron que tenían algo mejor para mí, que ya no andaban por esos barrios. Sino que estaban en una organización, me presentaron y decidí aceptar dicha oferta ya que andaba sin ningún chavo y ninguna casa en donde vivir.

    Lebron


Accede para responder