Zayra Bianchi



  • Zayra Bianchi

    • Sexo: Femenino
    • Edad: 22
    • Fecha de nacimiento: 07/05/1999
    • Lugar de nacimiento: Chicago, Estados Unidos
    • Nacionalidad: Estadounidense
    • Padres: Carlo Bianchi y Madison Miller

    Descripción/Apariencia física: Posee una contextura física promedio, mide 1,66m y pesa alrededor de 56-58kg, de tez blanca y ojos celestes, cabello rubio y corto, si bien se ejercita regularmente no tiene los abdominales tan remarcados, además resaltan sus pequeñas pecas en la nariz.

    Descripción psicológica: Zayra posee un carácter amable y respetuoso, es una persona tranquila y serena, detesta enormemente las faltas de moral u ética, se le conoce por ser una persona reservada, pero segura de sí misma, y se anima a conocer a otras personas para evitar caer en los prejuicios que también detesta, por último, posee un pensamiento y actitud crítico/a.

    Estudios:

    • Estudio primario completado en Edward Jenner School
    • Estudio secundario completado en Gage Park High School
    • Clases de Primeros Auxilios en CPR Associates

    52300b26-ab34-43fb-af07-ab4502e9ba5a-image.png

    Historia Familiar

    Su familia está compuesta únicamente por sus padres, por un lado tenemos a Carlo Bianchi, un hombre esbelto de ojos cafés con una estatura de no más de 1,79m, originario de la hermosa y antigua Italia, conocido popularmente en la comuna de Portofino por haber sido un hombre dedicado al rubro de la pesca y el turismo de la zona, esto último gracias a ser dueño de un par de botes extras, los cuales arrendaba a empresas turísticas para proporcionar paseos en bote por la comuna antes mencionada, lugar donde conoció a la turista estadounidense, y futura esposa, Madison Miller, quién lo conquistó inmediatamente con su hermoso cabello largo y rubio, pero desordenado, junto con sus radiantes ojos celestes, y su notable gusto por la cultura italiana, además de su carácter amable y respetuoso, esto y su profesión de Médica Cirujana en su país natal, entre otras cosas más, cautivaron rápidamente a Carlo, quién no se demoró en pedirle ser su pareja tras unos meses de haberse conocido. Luego de unos años llegó la noticia de que Madison sería madre, lo que ocasionó que ya no pudiera viajar tan seguido a Italia, o, mejor dicho, no pudiera viajar más, debido a su condición de embarazada, lo que ocasionó que Carlo tuviera que vender todos sus bienes para mudarse a la ciudad de Chicago en Estados Unidos, donde vivía su amada y así estar presente en todo lo que requería ser padre. A las pocas semanas Carlo consiguió un trabajo estable siendo conductor de taxi, no sin antes haber sacado la licencia pertinente, lo que generó un ingreso extra en la familia, luego de haber esperado varios meses para el nacimiento de su hija finalmente llegó, el día 7 de mayo de 1999, Madison dio a luz a una niña a quien llamaron Zayra.

    Luego de dos años, durante todo ese tiempo, tanto Madison como Carlo, luego de haberse casado por el civil pasado unos meses del nacimiento de su hija se concentraron en trabajar arduamente para darle una vida y educación decente a su primogénita de apenas 2 años, por un lado Madison siguió trabajando en el departamento de Cirugía en el Advocate Illinois Masonic Medical Center como Médica Cirujana ganando un sueldo bastante bueno, por otro lado, si bien el trabajo de Carlo no era del todo bien remunerado era suficiente para vivir, es imprescindible mencionar que este siempre fue responsable con su trabajo y su familia hasta su trágica muerte en el año 2007 debido a un accidente vehicular mientras salía de buscar del trabajo a Madison, luego de conducir un par de cuadras empezaron a discutir nuevamente porque Carlo se negaba a renunciar para posteriormente quedarse a cargo de su hija en el hogar, quien esta última se quedaba con su abuela materna Jane, esta discusión ocasionó que Carlo se percatara tardíamente de un vehículo que iba a altas velocidades en dirección contraria, para no chocar 'de cara' Carlo realizó tal maniobra que el mayor impacto se lo llevó la parte del conductor, es decir, dónde iba él, lo que provocó su muerte en el acto a los 51 años, mientras que su esposa Madison quedó parapléjica producto del impacto.

    Infancia

    Zayra en sus primeros años fue criada mayormente por su abuela materna Jane debido a que su madre siguió trabajando en el Advocate Illinois Masonic Medical Center después de recuperarse del parto, por lo que su abuela se convirtió en su principal figura materna.

    Al vivir en un vecindario medianamente acomodado en la ciudad de Chicago el ambiente era tranquilo y amigable, su abuela llegaba todos los días a las 8:00AM, justo antes de que Madison, su madre, se fuera al trabajo, siempre solía llevar a Zayra en el coche para bebé a un parque cercano, o si no se daban unas vueltas por el vecindario, dónde regularmente se topaban a otros niños que jugaban entre sí mientras sus madres charlaban. Hasta la edad de 4 años la rutina con su abuela fue siempre esa, salir un rato por la mañana, luego por la tarde dar otra vuelta, y los fines de semana eran netamente días de quedarse en casa viendo algún programa de caricaturas por televisión.

    Por otro lado, la relación con su padre no fue muy grata durante sus primeros años de vida, las discusiones entre sus padres eran frecuentes, y siempre por el mismo tema: Carlo, su padre, quería seguir trabajando de taxista poniendo como motivo que por culpa de Madison él no pudo seguir su vida en Italia, mientras que ella respondía que tenían que asumir el error que cometieron y que ahora tienen la posibilidad de tener una vida mucho mejor que la que pudieron haber tenido en Portofino, si bien Carlo decía todo eso a las espaldas de su hija, cuando estaba con ella era totalmente diferente, le entregaba el amor, la atención y el apoyo de todo padre como si hace cinco minutos no hubiera dicho nada, y todo esto había sido observado por la abuela materna Jane, quién era la encargada de tomar de la mano a la pequeña Zayra y llevarla a otra habitación mientras sus padres discutían.

    Quitando las discusiones de sus padres, y asimismo la ausencia de estos en el hogar, Zayra pudo llevar una infancia medianamente normal gracias a su abuela quién desde el primer momento se convirtió en su principal motor de vida, las tardes de paseo por el vecindario ayudaron a que Zayra se hiciera amigos de sus dos vecinos, el pequeño William Allen de 3 años y su hermano Sam Allen de 4 años, quienes hicieron que esas rutinas con la abuela desaparecieran y se convirtieran en pasar toda la tarde en casa de ambos vecinos, junto con el padre de ellos, Robert Allen, quién a la edad de 59 años cuidaba de los menores, ya que era un veterano de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos por lo que dejó de trabajar y pasó a ser el encargado del hogar de los Allen.

    A los 4 años Zayra comenzó la escuela primaria, siempre se le reconoció por ser respetuosa con los profesores, además de muy curiosa, no hacía muchas preguntas en el colegio, pero cuando llegaba a su casa siempre le gustaba realizarle preguntas o enseñarle lo que aprendió en el día a su abuela Jane o sino a Robert cuando iba a la casa de sus vecinos, algo que también le encantaba o le entretenía era hacer sus deberes al llegar al hogar, su abuela le ofrecía ayudarla pero siempre se negaba, Zayra era determinante desde pequeña en ese aspecto, le gustaba realizar sus tareas de la escuela sin ayuda de nadie, detestaba enormemente que tanto su abuela como su padre después del trabajo le ayudasen. Hay que mencionar que Zayra no era de hacer muchos amigos en la escuela, aunque hablara con muchos niños de su edad, ella no los consideraba amigos como tal, para ella siempre fueron sus “compañeros”, siempre le decía a su abuela que prefería cambiarse de escuela a la de William y Sam porque eran sus únicos amigos, si bien su abuela le mencionaba esto a los padres de Zayra, Carlo nunca dio el brazo a torcer, decía que la colegiatura era muy alta, y aunque Madison insistía en que sí alcanzaba y que no era problema, Carlo simplemente se negaba rotundamente por lo que todos obedecían.

    Lamentablemente, llegó el día de la muerte de su padre, en principio era un día como cualquier otro, por un lado Zayra regresaba de la escuela junto con su abuela quién la había ido a buscar acompañada de los niños William y Sam, quienes querían darle una sorpresa a Zayra, pero la verdadera sorpresa sucedió cuando todos llegaron a casa, sonó el teléfono y la abuela Jane no tardó en contestar preocupada porque Carlo y Madison no llegaban, se habían comunicado al teléfono del hogar para notificar que Carlo Bianchi había fallecido en un trágico accidente, mientras que Madison Miller estaba en el quirófano, cuando esta despertó le relató a su madre que todo fue como siempre: “Carlo terminaba su jornada de taxista por la tarde-noche y me recogió en el trabajo, de la nada discutimos y él apenas pudo ver al auto que venía en contra dirección, alcanzó a girar y de ahí no recuerdo nada” mencionó Madison luego de haber quedado parapléjica por el impacto.

    Ahora, el mayor problema era contarle a Zayra sobre la muerte de su padre, su abuela no tenía palabras ni sabía cómo empezar, por lo que al principio fue desconcertante para la pequeña ver a todos sus familiares llorar desconsoladamente el día de la misa de su padre, al ver la foto de su padre al lado de lo que para ella sería una “caja de madera” mientras su abuela tenía su diestra enlazada con la de su nieta, y con la zurda tenía un pañuelo con el cual se secaba las lágrimas, en ese preciso momento entendió todo, “mi padre ya no está, cierto?” le dijo Zayra a su abuela, ésta impactada por lo que había dicho la pequeña simplemente asintió con la cabeza mientras tomaba con fuerza la mano de su nieta. El día del funeral de su padre fue bastante duro para Zayra debido a que marcó un antes y un después en su vida, su madre no pudo asistir por el accidente, por lo que asistieron familiares cercanos por parte de la familia materna, y del grupo de amigos, asistieron los pequeños William y Sam junto con su padre Robert, quién no se separó de Zayra ni de la abuela de ella en ningún momento debido a la ausencia de Madison al estar unos días en quirófano, él fue el que realizó los tramites junto con Jane para sepultar a Carlo, cosa que Madison le agradeció enormemente luego de haberse recuperado de la unidad de cuidados intensivos.

    Todos se sorprendieron que Zayra no lloró en ningún momento por la muerte de su padre, es más, luego de unas semanas trataba de consolar tanto a su abuela como su madre, a ojos de la familia Zayra prefería no mostrar sentimientos porque no se sentía en confianza, por lo que habían noches que en su habitación lloraba en silencio por su padre, si bien era todavía pequeña, era consciente de que si lloraba todos los días en frente de su familia podría preocuparlas así que en ningún momento dejó que su abuela y su madre vieran como ella lloraba. Por un lado, seguía yendo a la casa de sus vecinos para distraerse, para Zayra era la mejor distracción por lo que el mayor tiempo lo pasaba con Robert y sus hijos, mientras su abuela cuidaba de su madre. Un día mientras William y Sam llegaban tarde de la escuela, Zayra los esperaba en casa de Robert, de un momento a otro se sintió en confianza mientras este le preguntaba cómo se sentía ese día, ella finalmente pudo desahogarse con alguien, Robert para ella era un segundo padre, desde ese momento le agradeció por estar junto a ella, era pequeña pero tenía esa cualidad de poder expresarse correctamente cuando entraba en confianza con alguien, desde ese día Robert visitaba más a menudo la casa Bianchi, solía ayudar a Madison con las tareas del hogar, y luego cenaban todos, parecían una familia, y precisamente eso fue lo que ayudó mayoritariamente a que Zayra pudiese sobrellevar sin mayor dificultad la muerte de su padre.

    Juventud y Adolescencia

    Durante toda su educación primaria Zayra se destacó por ser una alumna aplicada y con una actitud seria en todo momento, destacó enormemente por sus notas ya que se esforzaba todos los días en estudiar, si bien habían pasado unos años de la muerte de su padre, ella todavía le dolía que él no pudiera ver lo que estaba logrando. El primer viernes de cada mes después de la escuela se escapaba al cementerio a visitar a su padre con la excusa de que tenía que realizar un trabajo con su compañero de clase Matt, aprendió a tomar el bus sola por lo que le resultaba fácil ir a la tumba de su padre a dejarle un par de flores que sacaba del jardín de su abuela y una carta que escribía a mano contándole todo lo que pasó el mes anterior, desde sus aventuras con William y Sam hasta contarle como su madre todavía lloraba por él, e inclusive como Robert le enseñaba ciertas cosas de las Fuerzas Armadas.

    A los 11 años comenzaba una nueva etapa, la educación secundaria, hasta ahí nada del otro mundo para Zayra, siguió esforzándose como de costumbre, siempre intentando impresionar a su padre que ya no estaba, obviamente seguía viendo a sus vecinos, a diferencia que ya no eran solo sus vecinos, se convirtieron en sus hermanastros luego de que Madison se casara ahora con su vecino, Robert Allen, comenzando una nueva vida y una nueva familia, con la pensión de ambos les alcanzaba para mantener a la familia entera, por lo que vivían relativamente bien, Zayra ya era lo suficientemente madura para entender que se habían enamorado luego de haber pasado tanto tiempo juntos, tomó bastante bien la noticia e inclusive le gustó, ya que para ella Robert ya era uno más de la familia hace mucho tiempo, más aún sus nuevos hermanastros William y Sam.

    A la edad de 15 años comenzó a gustarle el deporte, solía jugar ciertas tardes con sus hermanos a la pelota en el barrio, luego otros días iba con sus compañeros de clases a excursiones, siempre solían elegirla líder debido a su paciencia y determinación que la caracterizaron desde siempre, además de su gran disposición para cooperar y colaborar con sus compañeros.

    Su madre Madison luego de que Zayra cumpliera 17 años no paraba de mencionarle si le gustaría estudiar Medicina ya que se acercaba la etapa universitaria, a ella nunca le llamó la atención el área de la salud, pero su madre la obligó a inscribirse a un curso de primos auxilios, por si es que de la nada le ‘entraba el amor’ por la medicina, Zayra por no desobedecer a su madre hizo lo posible para aprobar el curso y lo logró a la primera, pero por desgracia eso no logró que despertara el amor por la medicina, si bien no tenía claro que quería estudiar a futuro ella sabía perfectamente que ser Doctora no era lo suyo. Por otro lado, Robert intentaba de a poco instruirla, enseñándole acerca de la labor del Cuerpo de Marines, ya que pertenecía a esa rama de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, y aunque Zayra mostraba cierto interés, ciertamente no se veía siendo marine, Robert no era como Madison, él intentaba darle más opciones, algunos días mientras charlaban mencionaba diferentes ramas como el ejército o la fuerza aérea, hasta que un día mencionó algo diferente a las Fuerzas Armadas: ser policía, y cuando le contó acerca de las cosas que implicaba ser policía, desde lo común como enfrentar la delincuencia hasta convivir con la ciudadanía, se le iluminaron los ojos a Zayra, se dio cuenta de lo que quería ser y estaba decidida a que lo iba a lograr, lograría algún día ser parte de la policía de Estados Unidos, Robert al ver tan emocionada a su nueva hija quiso que conociera por dentro el Departamento de Policía de Chicago, por lo que se contactó con un viejo amigo que era parte del Cuerpo de Marines tenía a su hermano de Capitán en dicho departamento de policía, le comentó acerca de todo e inmediatamente aceptó por lo que luego de unos días Zayra pudo visitar y conocer por dentro el Departamento de Policía de Chicago.

    Actualidad

    Cuando Zayra cumplió 18 años realizó trabajos de medio tiempo, con permiso de sus padres, en una tienda de electrodomésticos para ahorrar dinero y poder pagar sus estudios en la Academia de Policía, además de ayudar a pagar el tratamiento de su abuela, a quién le detectaron cáncer de pulmón debido a su adicción al cigarro provocada por la muerte de su yerno.

    Luego de tres años trabajando en la misma tienda de electrodomésticos consiguió generar una buena cantidad de dinero, la cual mayoritariamente la utilizó para pagar el tratamiento de su abuela y alivianar la carga de su madre, de igual manera quedó dinero suficiente para poder pagar la Academia, sin embargo, estaba dudando si quería quedarse en Chicago, usualmente pensaba en que todas las desgracias de su familia han pasado en esa ciudad y no quería quedarse a comprobar si pasaría algo más, por lo que optó por mudarse a la ciudad de Los Santos, dónde el amigo de su padrastro le rentó una pieza en un humilde departamento, el problema era que con sus ahorros y lo que le había dado su padrastro y madre no le alcanzaba para la Academia de LSPD, ya que parte del dinero iba para su estancia en la ciudad, incluyendo gastos de ropa y comida, por lo que optó por volver a trabajar, esta vez en la ciudad de Los Santos postulando a una empresa de seguridad, luego de unos días la contrataron y seguidamente empezó a trabajar luego de haber sacado sus licencias de conducir.

    Después de varios meses trabajando en esta empresa, de varias idas y vueltas con el furgón mientras veía pasar a los cadetes en sus respectivas patrullas e inclusive ver como iniciaba la Academia de LSPD, finalmente logró juntar gran parte de su salario, bonos y horas extras pudo conseguir el dinero suficiente para pagar sus estudios en la Academia, finalmente podría cumplir su sueño de ser policía.

    bc8df7f8-4828-4bd4-a0fc-a34000af2ce2-image.png


Accede para responder