Felicidades, estás dentro.

Estás dentro de la BETA CERRADA - FASE 3. Puedes conectarte a GTAHUB y comenzar a jugar.
Ingresa la siguiente conexión dentro de RAGE: ++applicant.playIP++. Para ver cómo ingresar haz click aquí.

Todavía no llegó tu turno.

Estás registrado en la BETA. Para ingresar a GTAHUB, debes completar el proceso de whitelist https://gtahub.gg/fase2.

La FASE 3 ya inició

Escribe el correo con el que te registraste debajo para ver si estás en la WHITELIST.

Yelena Shelby



  • Yelena2.png

    HISTORIA

    Eleanor nació un 5 de Marzo en la cuidad de Detroit bajo el apellido Kreighton.

    A pesar de que sus padres Morgan y Khyree no estaban casados, o al menos no lo estaban cuando ella nació, su madre decidió darle a Eleanor el apellido de su padre, no solo por protocolos, sino por que para ella Khyree lo había sido todo, había sido el hombre de su vida y Eleanor era el fruto de ello, de una relación tan jodidamente perfecta que sería imposible de imaginar.

    Eleanor pasó una ligera parte de su infancia creciendo con una niñera, la misma que había sido contratada desde su nacimiento por Morgan y quien la cuidó durante mucho tiempo escondiéndola incluso de las autoridades cuando sus padres tuvieron un ByC de alta prioridad, hasta que su madre decidió entregarse, su plan siempre fue que Khyree se quedara con ella pero los oficiales de policía llegaron muy lejos, amenazando a su padre de incluso acabar con la vida de su madre sino aparecía.
    Finalmente, no todo salió tan mal, Eleanor volvió pronto a los brazos de sus padres, aunque seguían sin tener esa felicidad plena debido a los negocios sucios donde estaban metidos.

    No podía decir que sus padres llevaran una buena vida cuando la tuvieron, formando parte de una organización, vendían armas, movían a los barrios de la ciudad, algunos a su antojo, otros por órdenes, pero si podía decir que tuvieron la valentía de alejarse y fingir su muerte para poder criar a la niña que tenían.
    El 10 de Mayo de ese mismo año, con sólo dos meses, sus padres arreglaron cuanto pudieron, dejando una vida llena de caos atrás y tomando un vuelo directo a Miami.
    Podían decir que el dinero no les faltaba, eligieron tanto lujo como humildad, tenían una buena casa y Morgan, su madre, tuvo algunas de las cosas que siempre quiso, como un taller, aunque no acostumbraba mucho a trabajar allí.
    Eleanor igualmente creció rodeada de clásicos americanos y una infinidad de automóviles fruto de la pasión de su madre.
    Pero nació con el carácter de su padre, ambiciosa por conseguir cuanto quería, su meta era escalar en busca de algo más y usaba ese carácter fuerte tan peculiar de su madre en muchas ocasiones.

    No era buena haciendo amigos, nunca lo fue, en el colegio la gran mayoría solía dejarla de lado, muchos hablaban sobre sus padres y quizá fue por ello que en más de una ocasión tuvieron que mudarse, al fin y al cabo, Morgan y Khyree llevaban atrás los problemas con la justicia y tan pronto como Eleanor cumplió la edad suficiente, cerca de los dieciséis, ambos decidieron contarle acerca de sus vidas años atrás, quizá la máxima razón de que la echaran de cualquier instituto fue el querer proteger a sus padres, acabando siempre metida en cualquier pelea por defenderlos.

    Cambios, mudanzas, gente nueva, a pesar de que sus padres quisieron darle la mejor vida, aquello no fue posible hasta mudarse al extranjero, allí donde nadie pudiera reconocerlos, los problemas cesaron, consiguieron mudarse a un país sin extradición donde absolutamente nadie sabía de ellos y así fue como Eleanor finalmente se centró en algunos estudios.
    Gracias a su madre no solamente aprendió sobre mecánica, sino también empezó una vida como tatuadora mientras que su padre le enseñó las múltiples maneras de defenderse.
    Morgan y Khyree no eran partidarios de ciertas cosas pero entendían que cualquier día podía suceder lo menos esperado y así fue que su padre le enseñó a conducir, a manejar armas y a saber por dónde moverse y cómo hacerlo, su madre en cambio, le hizo saber que el hecho de escuchar y guardar información siempre era útil.
    Finalmente, consiguieron una buena vida, envidiable para muchos, pero durante todos aquellos años, Eleanor había desarrollado un afán por vengar de alguna manera a sus padres, siempre escuchó con atención las historias de ellos cuando decidieron contarle sobre su vida pasada y Eleanor se mantenía en una encrucijada, sin saber a quienes buscar, tan solo se guardaba para ella ese deseo d destruir la vida de quienes metieron a sus padres en ese sinfín de problemas, aunque siempre guardaría el secreto de que seguían vivos tras saber como fingieron su muerte para poder escapar.
    Con la edad de veinte años, siendo una mujer formada y demasiado madura para su edad, decidió viajar a Detroit en busca de todos y cuántos jodieron las vidas de sus padres.
    No dejó más que una nota, pidiendo confianza, que no la buscaran, que mantendría siempre el contacto con ellos para que supieran que estaba bien y que no se metería en líos, aunque claramente estaba claro que eso sería algo inevitable, tomó conciencia de cuanto le contaron sus padres a cerca de Jace, conocido como Jota, quizá siendo el primer paso que daría en la ciudad, sabía donde quedaba el taller de este, aunque no sabía si seguiría allí debido al paso de los años, así pues, tenía otro nombre más, Jodie, una vieja amiga de su madre que posiblemente también podría ayudarla en su cruzada.

    Tras su llegada a Detroit, tomó el primer contacto con Reese, Cruz y Ortiz, conociendo a estos en el estudio de tatuajes donde se acomodó como encargada, aún sin saber quienes eran estos realmente hasta que llegó a conocer a Jota en el taller de Motor Life, quien le llevó al cementerio y parecía convencido de la muerte de sus padres, algo que Eleanor solía recalcar, evitando que sus padres cayeran de nuevo en manos de la policía o cualquier organización incluso aunque estuvieran lejos del país.
    Ella no se fiaba de nadie, la confianza y las amistades podrían llevar a una debilidad que ella no se podía permitir cuando estaba convencida de que mataría a todos los culpables, su vida se basaba en una mentira constante día a día, mintiendo a Reese y West hasta que tomó una relación de amistad de ellos tras la primera reunión con Devin, quien antes de saber quienes eran sus padres, amenazó a su estudio y casi a ella misma, algo por lo que Eleanor acudió a West, llevando a este y a Reese a la tumba de sus padres y contándoles la mentira acerca de ellos, que estaban muertos.
    Durante semanas, la policía culpaba a la gente de Devin de la muerte y Devin culpaba a los policias, Eleanor decidió finalmente contarle la verdad a Reese, que estaban vivos y su relación se volvió más cercana, confiaba en él y se fiaba muy poco de Devin, hasta que este mismo volvió a reunirse con ella junto a Sirio, ofreciéndole ir a ver a Reilly Relish en la federal. Por la conversación en las celdas, Eleanor comprendió que sus padres se habían metido en aquella vida mucho antes de los Reshard y antes de los Relish, lo que le llevó a tener un vacío en sí misma incapaz de llenar, sabiendo que nunca podría acabar realmente con los verdaderos culpables.
    Organizó una reunión con Devin en la montaña, preparó un revólver con una bala y le apuntó, los nervios le consumían y la rabia le dolió hasta que apretó el gatillo y se deshizo de todo ello, observó el miedo de Devin y su lágrima cayendo por la mejilla de este y ella se derrumbó, contándole la verdad acerca de sus padres después de que él le contara que excavó en la tumba y no encontró si quiera unos huesos.
    Tras la sinceridad que mantuvo con él y a pesar de que realmente había sido su enemigo durante semanas, la conversación con Reilly en la cárcel le hizo ver un lado de Devin que quería conocer, siguió quedando con él, ella, que a pesar de no haber mantenido una relación en su vida, se decidió a besarle tras la declaración de que él quería hacerlo y días después, engañada por la mafia Yakuza, acabó en un garaje. Fue la primera vez que realmente temió por su vida, cuando escuchó los tres "click" del revólver en su boca decidiendo su final o no, cuando se quedaron su sangre y sus huellas, temió por todo, corrió hasta casa y le contó todo lo sucedido a West, incapaz de contárselo a nadie más que a él y Reese, incapaz de empezar una guerra entre otros dos bandos, cambió su apariencia y se escondió en casa, sin querer saber nada del mundo, ni de nadie a su alrededor excepto de Devin, en quien aún confiaba hasta que las malas noticias llamaron de nuevo a su puerta, Reese había acabado muerto en un tiroteo, la noticia llegó a manos de Devin, contándole a Eleanor que este tuvo un vago intento de solucionar el problema de la Yakuza y en ese momento, ella se desmoronó, contándole todo a Devin, quien se propuso protegerla.
    Días más tardes, comprendió que West de alguna forma estaba molesta con ella o al menos era lo que creía después de la muerte de Reese, causada en cierta manera por su propia culpa y ese lio en el que se había metido sin quererlo.
    Quizá las mentiras en las que había vivido Eleanor estaban empezando a pasarle factura, sus dos mejores amigos habían acabado muertos y no supo en que momento Devin desapareció del motel donde se refugiaban.
    No fue hasta que se aventuró a salir de su jaula que tomó su coche y se le ocurrió pasar por el estudio de tatuajes, semanas atrás había recibido reiteradas llamadas que jamás contestó y al llegar, tras encontrarse este totalmente abandonado, abrió la puerta escuchando las bisagras rechinar, encontrándose con la cabeza de Devin encima del mostrador.
    Pensó entonces que iba a caer de rodillas allí mismo, pero el instinto de supervivencia la hizo salir corriendo del lugar y llamar a la única persona que le quedaba en la ciudad.
    DJ, conocido como “El chino” había formado parte de la gente de Devin y tras comprobar que realmente la cabeza de Devin se encontraba en el estudio, tomó cartas en el asunto, algo que tampoco salió a flote, pues la gente en la que Devin siempre confió no hizo absolutamente nada por parar aquella guerra que surgió.

    Desesperada, Eleanor contactó nuevamente con sus padres, quienes hicieron lo posible por sacarla de la ciudad, bajo un cambio de nombre y un nuevo pasaporte, decidió ubicarse en la ciudad de Los Santos como Yelena Shelby, trayendo con ella su dominator ASP.
    Pretendía reunir al grupo de amigos y familia que creó en su juventud, volver a todos aquellos días en que las carreras ilegales se sumaban a su vida y quizá en un futuro, abriría de nuevo su estudio, dedicándose a una parte más legal en su vida.

    PERSONALIDAD

    A menudo la personalidad fuerte de Eleanor suele causar cierta tirantez o incomodidad, por encima de todo esa “personalidad resistente” le caracteriza por su capacidad de mantenerse a flote en medio de la adversidad.
    No le agradan las medias verdades ni las mentiras, mucho menos las excusas, todo eso le hace perder el tiempo. A menudo suele destacar por su capacidad de control en situaciones impredecibles, además, le encanta hacerse pasar por un mujer de lo más amable con el fin de cuanta más información sacar, mejor.
    Esto la lleva en muchas ocasiones a mentir constantemente con tal de llegar a lo que quiere, aún sabiendo que puede meterse en muchos problemas, es consciente de su memoria y sabe que se le da bien mentir, lo que no le lleva de todas formas a saber si las consecuencias serán buenas o malas.
    Sabe lo que quiere y lo que no, lejos de encerrarse en sí misma y mostrarse fría o distante, sabe abrirse a los demás, aunque no duda en aplicar un filtro psicológico muy adecuado.
    Es tan impulsiva como calculadora, puede actuar sin pensar muchas veces aunque siempre intenta medir las consecuencias de sus actos antes lanzarse.
    Tiene un gusto por el mundo esotérico muy desarrollado, dejándose guiar en muchas ocasiones por la espiritualidad y las fases lunares.


Accede para responder