Felicidades, estás dentro.

Estás dentro de la BETA CERRADA - FASE 3. Puedes conectarte a GTAHUB y comenzar a jugar.
Ingresa la siguiente conexión dentro de RAGE: ++applicant.playIP++. Para ver cómo ingresar haz click aquí.

Todavía no llegó tu turno.

Estás registrado en la BETA. Para ingresar a GTAHUB, debes completar el proceso de whitelist https://gtahub.gg/fase2.

La FASE 3 ya inició

Escribe el correo con el que te registraste debajo para ver si estás en la WHITELIST.

Historia PJ



  • NOMBRE COMPLETO: Ryder Withe

    EDAD: 25

    LUGAR DE NACIMIENTO: Estado Unidense.

    NACIONALIDAD: Estado Unidense.

    SEXO: Hombre

    PADRES: Padres: Judith y Juan José,)

    APARIENCIA FÍSICA: Chico fitness, Ojos azules claros, pelo afro, color de piel morena,
    mide: 1,90 y pesa: 90 Kg, no esta gordo del todo esta mazao.

    PERSONALIDAD: Le gusta vestir diferente a los demás y no le gusta coger conjuntos de otras personas, siempre está alegre, nunca está enfadado, y sobre todo es muy positivo.

    INFANCIA: 25/06/1996, Dubai, hospital general. Judith y Juan José, padres de Ryder, ansiosos por el
    nacimiento de este, acogían en sus brazos al mismo, en una habitación llena de lujos, joyas
    y bienvenidas para el pequeño. Se encontraban en la sala ambos padres, abuelos, primos y
    algún conocido que les daba la bienvenida. Venían de una familia adinerada, en los mejores
    barrios de Dubai, y ambos padres tenían bastante prestigio debido al status y empresas que
    manejaban. Se encontraban celebrando el nacimiento de Ryder, un niño totalmente normal,
    con el pelo liso, ojos claros y que no pesaba más de 3kg al nacer. Se trasladaron a su
    apartamento, donde la madre con la baja de maternidad cuidaba de este mientras su padre
    Juan José iba de reunión en reunión para seguir manteniendo su gran poder y prestigio.
    Ryder creció rodeado de un ambiente sano, sus padres le otorgaban una vida lujosa,
    demasiado diría yo, pues, no ingresó ni siquiera en la guardería, una cuidadora y educadora
    venían diariamente a su apartamento para enseñar a este, sin tener mucho contacto los
    primeros años con otros niños, solamente con los padres y la cuidadora. El padre era un
    hombre muy ajetreado, siempre estaba ocupado con los negocios y reuniones, y la madre
    simplemente trabajaba en casa mientras Ryder era educado con paciencia.A la edad de 5
    años, cuando este ingresó en un colegio privado a la primaria, empezaría su contacto con el
    mundo exterior por así decirlo. Sacaba buenas notas, era un niño inteligente, pero el tener
    todo lo que quería en el momento que quería, tarde o temprano lo iba a cegar. Pasaba su
    tiempo en la escuela jugando con sus compañeros en el recreo, no era un niño muy travieso
    de no ser por la gente que lo rodeaba, algunos compañeros lo eran más y otros menos, por
    ende se tuvo que acostumbrar. A la edad de 7 años, Ryder empezaría a juntarse y salir a la
    calle con sus compañeros para realizar distintas actividades, celebraban los cumpleaños
    por lo alto, pues, al venir de un colegio privado y de prestigio, las familias eran adineradas,
    jugaban al fútbol en campos inmensos, se divertían pero en el fondo, esa vida, sin ellos
    saberlo, les llegaba a saturar en gran medida, pues ellos no sabían que era ganarse la vida
    por sí mismo, tenían todo lo que querían cuando lo querían y como querían, por ende, no
    eran autosuficientes en ningún aspecto. Ryder a la edad de 8 años se empezó a juntar a
    parte de con sus compañeros, con gente que conocía en la calle, otros niños no tan ricos y
    con no tan buenas ideas, pues por diversión, allí en Dubái, se dedicaban a hacer hurtos
    menores a la gente mayor y de poco prestigio, para así, sentir esa adrenalina que nunca
    había sentido. Esto fue nefasto, pues, llegó a malos oídos de una banda organizada
    dedicada al tráfico de niños qué, un ricachón joven andaba por la calles bajas haciendo
    cosas que no eran de su incumbencia, siendo así un objetivo fácil para estos y sin que sus
    padres se preocupan mucho, pues, pensaban desde hace años darlo en adopción, sin darle
    un trato merecido, pasaban de él porque al ser tan egocéntricos se dieron cuenta de que un
    niño era solo un impedimento, y querían deshacerse de él sin que fuera muy cantoso. ¿Qué
    pasó?, lo que todos sabíamos que iba a pasar, así es… El día menos esperado, Ryder se
    encontraba en una calle por la noche, oscuro, jugando y haciendo cosas indebidas a altas
    horas, cuando un furgón con colores llamativos bajó a toda alarma del cuál descendieron
    cuatro hombres armados con subfusiles y caretas de payaso, además trajes muy
    excéntricos con colores muy llamativos y una alarma en la que sonaría una risa que
    cambiaría la vida de Ryder por completo, cogiéndose a él únicamente y metiéndolo a la
    fuerza a dicha furgoneta, sin nada que este pudiera hacer, y sin nada, que los niños de su
    alrededor intentan impedir. Ryder a sus 10 años, desconcertado, rompiendo en un llanto
    inmenso, se encontraba dentro de la furgoneta, a oscuras, con falta de oxígeno debido a su
    agitada respiración. La vista nublada le impedía ver con claridad, no sabía lo que pasaba
    mientras una risa maquiavélica sonaba dentro del furgón, a la cuál le acompañaba una
    siniestra música de circo que no le hacía sentir nada cómodo dentro de lo que cabía.

    JUVENTUD: A la edad de 17
    años, ya todo un adolescente, durante 7 años en esa dulce y amarga pesadilla, (digo dulce
    y amarga porque para cualquiera habría sido un horror, pero el trastorno que había
    desarrollado lo hacía disfrutar de lo peor, para así, que el cuerpo aguantara las situaciones
    que tenía que vivir) Llegó el día, el día que la luz abría un hueco en ese oscuro pasadizo, la
    policía localizaba la base de operaciones de la banda, cargando con todo el armamento y
    poder que tenían, abriéndose paso mientras arrasaban con todo y la banda huía
    despavorida. Entraron a la sala donde Ryder se encontraba, con su traje puesto y lo único
    que tenía, arrodillado con la cabeza gacha mientras la policía entraba y le tocaba, le
    llamaba a voces sin que este respondiera. Cargaron a este al furgón policial, en el que iba
    trasladado a la ciudad de Los Santos, pero las órdenes de los padres a la policía de Dubái
    fueron las siguientes: Nada de dinero, nada de información nada de vida para esta criatura,
    que se la busque él mismo, nosotros no existimos, ni nunca lo hicimos. Tajantes pero
    concisas fueron las palabras, dejando a Ryder en lo peor de Los Santos, un barrio bajo y
    totalmente destruido, donde vagabundos paseaban por las calles con las prendas que
    podían y sobrevivían como buenamente podían. Ahí se encontraba “Ryder el guarro” que
    fue el apodo que le pusieron los vagabundos de la zona, sin dinero, sin ropa, sin nada, solo
    dos cartones que tuvo que adaptar para hacerse una “cama” donde pasar las noches frías
    en esa ciudad desconocida. El trastorno estaba hecho, dentro de él y muy a su pesar,
    inconsciente por su parte, pues era parte de él, lo habían salvado de un secuestro de 7
    años con pura tortura psicológica, que habían generado de este, algo totalmente distinto a
    lo que nunca podría haber imaginado. Los vagabundos con el pasar del tiempo ya sabían
    qué era y quién era Ryder, lo cuidaban como uno más, salía con ellos a buscar comida, a
    mendigar, a pasar el rato y hacer sus actividades. La poca higiene se mantenía, bebía
    alcohol con ellos para olvidarse de todo, incluso a veces, llegaba a drogarse pinchándose
    heroína y fumando marihuana. Tampoco cambiaron sus hábitos alimenticios, pues la comida
    y bebida más baratas eran las de las franquicias de comida rápida, abusando de ellas
    siempre que podía y no se las gastaba en alcohol. Conviven ya acostumbrados a su
    trastorno, los cambios de personalidad, el tener riñas de repente con vagabundos y querer
    asesinarlos, a cuidarlos como bebés y darles abrazos, regalarles su comida pasando
    hambre ese día, o robándosela y aplicándose hasta caer enfermo, no contestar ni hablar
    durante un buen rato, o no callarse la puta boca y no dejarles hablar, pero aun así, le tenían
    cariño y era un vagabundo más, Ryder el guarro. Así pasaba sus años, hasta que una ola de
    criminalidad volvió a recaer en Los Santos, tomando ese punto como uno conflictivo y
    obligándolo a la edad de 26 años, a moverse, donde comenzaría todo de cero, tras perder
    el contacto con la única gente que conocía, y tras los pasares de los años, dominando ese
    trastorno a su favor, o no, pero dominándolo. Siendo así cómo empezó a buscarse la vida
    mendigando nuevamente, pero con otra mentalidad, encontrar un trabajo, lidiando con este
    trastorno, si tenía que estafar, estafar, si tenía que trabajar trabajaría, pero sin perder esa
    sonrisa. Él era Ryder el guarro, un hombre risueño, que hacía pasar un buen rato a la gente,
    o en su defecto, haciéndoles vivir su peor pesadilla, porque él, era Ryder, porque él, era uno
    más

    ACTUALIDAD: A la edad de 17
    años, ya todo un adolescente, durante 7 años en esa dulce y amarga pesadilla, (digo dulce
    y amarga porque para cualquiera habría sido un horror, pero el trastorno que había
    desarrollado lo hacía disfrutar de lo peor, para así, que el cuerpo aguantara las situaciones
    que tenía que vivir) Llegó el día, el día que la luz abría un hueco en ese oscuro pasadizo, la
    policía localizaba la base de operaciones de la banda, cargando con todo el armamento y
    poder que tenían, abriéndose paso mientras arrasaban con todo y la banda huía
    despavorida. Entraron a la sala donde Ryder se encontraba, con su traje puesto y lo único
    que tenía, arrodillado con la cabeza gacha mientras la policía entraba y le tocaba, le
    llamaba a voces sin que este respondiera. Cargaron a este al furgón policial, en el que iba
    trasladado a la ciudad de Los Santos, pero las órdenes de los padres a la policía de Dubái
    fueron las siguientes: Nada de dinero, nada de información nada de vida para esta criatura,
    que se la busque él mismo, nosotros no existimos, ni nunca lo hicimos. Tajantes pero
    concisas fueron las palabras, dejando a Ryder en lo peor de Los Santos, un barrio bajo y
    totalmente destruido, donde vagabundos paseaban por las calles con las prendas que
    podían y sobrevivían como buenamente podían. Ahí se encontraba “Ryder el guarro” que
    fue el apodo que le pusieron los vagabundos de la zona, sin dinero, sin ropa, sin nada, solo
    dos cartones que tuvo que adaptar para hacerse una “cama” donde pasar las noches frías
    en esa ciudad desconocida. El trastorno estaba hecho, dentro de él y muy a su pesar,
    inconsciente por su parte, pues era parte de él, lo habían salvado de un secuestro de 7
    años con pura tortura psicológica, que habían generado de este, algo totalmente distinto a
    lo que nunca podría haber imaginado. Los vagabundos con el pasar del tiempo ya sabían
    qué era y quién era Ryder, lo cuidaban como uno más, salía con ellos a buscar comida, a
    mendigar, a pasar el rato y hacer sus actividades. La poca higiene se mantenía, bebía
    alcohol con ellos para olvidarse de todo, incluso a veces, llegaba a drogarse pinchándose
    heroína y fumando marihuana. Tampoco cambiaron sus hábitos alimenticios, pues la comida
    y bebida más baratas eran las de las franquicias de comida rápida, abusando de ellas
    siempre que podía y no se las gastaba en alcohol. Conviven ya acostumbrados a su
    trastorno, los cambios de personalidad, el tener riñas de repente con vagabundos y querer
    asesinarlos, a cuidarlos como bebés y darles abrazos, regalarles su comida pasando
    hambre ese día, o robandosela y aplicándose hasta caer enfermo, no contestar ni hablar
    durante un buen rato, o no callarse la puta boca y no dejarles hablar, pero aun así, le tenían
    cariño y era un vagabundo más, Ryder el guarro. Así pasaba sus años, hasta que una ola de
    criminalidad volvió a recaer en Los Santos, tomando ese punto como uno conflictivo y
    obligándolo a la edad de 26 años, a moverse, donde comenzaría todo de cero, tras perder
    el contacto con la única gente que conocía, y tras los pasares de los años, dominando ese
    trastorno a su favor, o no, pero dominándolo. Siendo así cómo empezó a buscarse la vida
    mendigando nuevamente, pero con otra mentalidad, encontrar un trabajo, lidiando con este
    trastorno, si tenía que estafar, estafar, si tenía que trabajar trabajaría, pero sin perder esa
    sonrisa. Él era Ryder el guarro, un hombre risueño, que hacía pasar un buen rato a la gente,
    o en su defecto, haciéndoles vivir su peor pesadilla, porque él, era Ryder, porque él, era uno
    más

    EDUCACIÓN: Tiene la eso, y a partir de hay no estudiaba y empezó con las drogas, y sus padres lo educaban muy bien pero Ryder cuando tenia 17 años empezó a drogarse y fue a la vida mala.


Accede para responder