Felicidades, estás dentro.

Estás dentro de la BETA CERRADA - FASE 3. Puedes conectarte a GTAHUB y comenzar a jugar.
Ingresa la siguiente conexión dentro de RAGE: ++applicant.playIP++. Para ver cómo ingresar haz click aquí.

Todavía no llegó tu turno.

Estás registrado en la BETA. Para ingresar a GTAHUB, debes completar el proceso de whitelist https://gtahub.gg/fase2.

La FASE 3 ya inició

Escribe el correo con el que te registraste debajo para ver si estás en la WHITELIST.

Sarabi West



  • Sarabi West
    (historia basada en un rol desarrollado en ResidentesRP)

    Edad y nombre OOC: Cristina, 28 años.
    Nombre IC: Sarabi West ''La Negra'', ex miembro de los Chamberlain Gangster Families.
    Fecha de nacimiento: 02/02/1993
    Lugar de nacimiento: Los Santos, EEUU.
    Descripción física: Mujer de raza afroamericana de unos 173 cm de alto y unos 60kg de peso, con pelo largo y negro atado casi siempre con una coleta bien alta. Sarabi tiene todo el cuerpo lleno de tatuajes, con uno bastante característico en el lado izquierdo de su cara, un escorpión. Viste de forma casual, siendo un buen chandal y unas buenas zapatillas su outfit de confianza, aún que también la gusta vestir con botas militares y pantalones tácticos, costumbre que se le quedó de su anterior vida, donde era casi el uniforme de su día a día.

    Sarabi West nació en Los Santos en el invierno de 1993, hermana mayor de una familia pobre de los barrios bajos de esta misma ciudad.
    Sarabi siempre fue una niña protectora con la gente que le importaba, pero a la vez muy independiente y con las ideas muy claras desde muy temprana edad.
    La relación con sus padres, Monic Connor y Kevin West, siempre fue buena. Ellos tres junto con su hermano pequeño Kye West era de envidiar. Aún que no tenían suficiente dinero para llegar a fin de mes, nunca fue un motivo para que la familia no fuera feliz. Hasta que en el año 2009, teniendo Sarabi 16 años, el padre de ésta tuvo un terrible accidente y falleció, dejando a la familia desolada y sin ninguna fuente de ingresos.
    Cada vez costaba más traer dinero a casa; la madre de Sarabi empezó a ganarse la vida con trabajos cada vez más precarios: desde hamburgueserías, pasando por criada en casas de los barrios más ricos de la cuidad, hasta ofreciendo servicios en locales de muy baja categoría como el Vanila Unicorn.
    Sarabi era consciente de esto, y veía a su madre pasarlo mal día tras día para que tanto ella como su hermano pudieran tener estudios y algo de comida para llevarse a la boca. Con toda esta situación en casa, a la edad de 18 años, Sarabi tomó el papel de padre de familia, dejando los estudios y saliendo a la calle para buscar trabajo. Al ser una chica tan joven, sin estudios, de raza afroamericana y con raíces en los barrios más pobres de la cuidad, no consiguió encontrar nada que pudiera sustentar a su familia.
    Desolada y sin saber que hacer, Sarabi pasaba cada vez más tiempo en la calle, donde empezó a juntarse día tras día con gente de su barrio, Forum Drive. Ella empezó a fijarse en que este grupo de gente, para vivir en el mismo barrio que ella, siempre iban bien vestidos, conducían coches caros y parecían tener bastante dinero.
    Un día, dos chicos de unos cuántos años más que ella, se presentaron. Se hacían llamar MK y J, dos personas afroamericanas que Sarabi había visto varias veces por el barrio pero que nunca habían tenido contacto con ella al ser más mayores.
    Estos dos chicos, al conocer por amigos en común la situación de Sarabi, quisieron ayudarla y la propusieron formar parte de un grupo de gente de Forum que siempre iban vestidos de verde, y que se hacían llamar ''Los Families''.
    Esta gente se ganaba la vida haciendo actos ilegales menores, como robar a gente por la calle y traficar con drogas, pero ella no quería meterse en tantos conflictos por no decepcionar a su madre.
    El verano de ese mismo año, Sarabi conoció a un chico de su edad que vivía en Liberty City y que siempre iba allí a pasar los meses más calurosos; Ghalen Joyce. Un chico de raza afroamericana y con el que en seguida tuvo mucha química. Con el paso del verano, Ghalen y Sarabi terminaron enamorándose y siendo pareja. Poco a poco, Sarabi comenzó a involucrar cada vez más a Ghalen en su vida, deciendo vivir juntos en casa de su madre, hasta que en un momento dado, Mk y J ofrecieron a Ghalen pertenecer a la misma banda que ella.
    La sensación que tenía Sarabi al lado de Ghalen era de confianza total, de poder hacer cualquier cosa juntos, se creían invencibles. Tanto era así, que poco a poco comenzaron a hacer robos menores y a traficar con droga, adentrándose por completo en la banda organizada, ganándose así la característica bandana verde que llevaban como símbolo de lealtad a este grupo.
    Esta fue una etapa muy feliz para Sarabi, ya que por fin podía ayudar a su madre con el dinero de la casa, y no solo eso, sino comenzar a vivir bastante bien. No tenían muchos lujos, pero no les faltaba de nada.
    Poco a poco, esta organización fue creciendo cada vez más en miembros, adueñándose de la cuidad, cometiendo robos cada vez más elaborados y a sitios más grandes como eran las tiendas de alimentación. También empezaron a tener conflictos muy fuertes con otra banda llamada ''Los Ballas'' y continuando así con una guerra que llevaba en pie ya mucho antes de que Sarabi perteneciera a los Families.
    Tanto fue el crecimiento de esta banda, que una de las Mafias más importantes de la cuidad, que controlaba el tráfico de armas, de drogas y de blanqueo de dinero, se presentó un día en Forum solicitando la colaboración de los Families para robos y ''misiones'' mucho más peligrosas, a cambio de armas de fuego. Y no solo los Families colaboraban con ellos, en la primera reunión que tuvieron para una de estas misiones, se dieron cuenta de que varias bandas reconocidas en toda la cuidad también lo hacían, entre ellas encontrándose Los Ballas y Los Young Bloods.
    Poco a poco, los robos a tiendas pasaron a ser actividades de entretenimiento para Sarabi y Ghalen, que pasando a hacer robos mayores como Fleecas e incluso el banco central, del que consiguieron sacar más de un millón de dólares. La relación con la mafia era de confianza y siempre contaban con ellos para realizar operativos más importantes, llegando a colaborar en el asesinato de dos agentes del FIB a los que la mafia tenía entre ceja y ceja. Todo esto por dinero para su barrio.
    Los conflictos con la policía eran cada vez mayores, pero estaban tan bien organizados que Sarabi sólo pisó los calabozos un par de veces y siempre por delitos menores.
    Un día las cosas se torcieron. La mafia que controlaba la cuidad les propuso una misión a todas las bandas, y fallaron. No era la primera vez que alguna misión no salía bien, pero por alguna razón, esta vez la mafia no lo dejó pasar.
    Les llamaron a todos a una casa abandonada en medio del monte de la zona norte de la ciudad. Una vez allí, un miembro de la mafia llamado C4, hizo honor a su nombre mandando arrodillarse a todos los miembros y colocando explosivos por todo el apartamento: la mafia les había despedido. Y no solo eso, sino que arrastró por el suelo la dignidad de todos los miembros de los Ballas, los Bloods y los Families de una forma que no iban a permitir. De ese día, nació una alianza entre estas tres bandas para acabar con la mafia.
    Todo iba sobre ruedas, hasta que los Ballas quisieron tener una reunión con los Families para contarles las sospechas que tenían con respecto a los Bloods. De esa reunión, y por acciones que habían tenido que ver con los Ballas y con los Bloods tiempo atrás, sacaron en claro que de la banda de los rojos no podían fiarse ya que habían colaborado para la policía tiempo atrás y tenían miedo de que lo volvieran a hacer dejando vendido el plan, así que decidieron dejarles fuera de su enfrentamiento para destruir a la mafia.
    Con el paso de los días, la policía empezó a colaborar con la mafia y con los Bloods, ya que estos soltaron todo el plan que tenían previsto hacer, como bien había previsto. De esta traición nació la alianza entre los Ballas y los Families, los llamados Purple Green.
    Sarabi cada vez se convertía en una persona más y más desconfiada, siendo la protección de Ghalen su única motivación. Estos dos junto a otras más personas pasaron a ser las más buscadas de la cuidad, según un mensaje que dio el mismo Comisario de la cuidad, poniendo el centro de búsqueda en ellos.
    La pareja pasaba los días escondida entre el medio del monte del norte de la cuidad y el barrio de Groove Street, perteneciente a la banda de los Ballas; siempre iban armados y todos los días estaban metidos en tiroteos contra la policía y contra los Bloods. Sarabi desarrolló un miedo a la muerte que nunca antes había sentido, siendo este su fuente de decisiones, todo lo que hacía era para proteger a su pareja y a su propia vida. Cada vez veía el fin de sus días más cerca, y esto la atormentaba minuto tras minuto.
    Varios enfrentamientos después, y pasando por acabar con la vida del comisario de la cuidad, tanto Sarabi, Ghalen y el resto de los miembros de la banda se convirtieron literalmente en los dueños de la cuidad. Eran imparables; ni la policía ni la mafia podían con ellos.
    Consiguieron otro de sus objetivos, que fue acabar con los lideres de los Bloods, pegándoles un tiro en la cabeza en uno de los patios traseros de Groove Street, siendo Sarabi una de las que apretó el gatillo sin ninguna contemplación.
    La Sarabi de hacía unos años había muerto, dejando paso a una persona fría y desconfiada hacia cualquier persona que no perteneciera a su banda, y magnificando el sentimiento de protección hacia Ghalen y hacia quiénes si pertenecían a ella.
    Pero las cosas se torcieron. El mismo día que dieron por acabada la vida de los líderes de los rojos, el jefe de la banda de los Families, y sin previo aviso, decidió poner de rodillas a los miembros de los Ballas, y encima de los cadáveres de sus enemigos, el líder verde acabó con la vida de su banda rival, logrando así el objetivo de los verdes, que siempre fue recuperar Groove Street.
    Esto no sentó nada bien ni a Sarabi ni a Ghalen, que después de una fuerte discusión con su líder, y de darse cuenta que estaban completamente solos frente a la policía, a la mafia más poderosa de la ciudad y al resto de miembros de los Bloods, temían por su vida como nunca lo habían hecho antes.
    Esa misma noche, decidieron apartarse hacia una de las playas de paleto para poder tener una reunión con todos los verdes y decidir como actuar. Pero el miedo más grande de Sarabi esa noche se hizo realidad.
    Estando en esa playa, y después de una reconciliación con su banda que era como su familia, al horizonte de la costa se empezaron a percibir varias siluetas de gente que se acercaban a ellos. Poco a poco y con solo la luz de la luna alumbrando la solitaria playa, se dieron cuenta de que esas personas que se acercaban iban armados y que no eran pocos, por el contrario, varios ex miembros de la policía como venganza por la muerte del comisario, varios ex miembros de los Bloods por la muerte de sus líderes, y varios miembros de la mafia por alta traición se juntaron esa noche para dar caza a los verdes.
    Por suerte, la banda de los verdes pudo reaccionar rápido, subiéndose a las lanchas donde habían venido y defendiéndose como pudieron, consiguieron escapar. Pero entre la confusión de esa noche, Sarabi perdió de vista algo que apreciaba mucho más que a su vida, a Ghalen.
    Sarabi nunca pudo encontrar el cadáver de Ghalen, ya que tenía total seguridad de que lo había matado, ni tampoco pudo ponerse en contacto con él para poder desmentir esta afirmación que sin tener pruebas de ella, fue el centro de su vida durante varios días.
    Con todo su dolor, y por propia protección, Sarabi tuvo que coger un vuelo y alejarse de Los Santos para siempre ella sola.
    Su destino fue una ciudad llamada Los Santos, donde reside actualmente en un humilde apartamento, siguiendo con su única misión en su vida, encontrar de nuevo a Ghalen, sin importar el precio que tenga que pagar para hacerlo y manteniendo un rencor que jamás podrá borrar hacia la policía por haber hecho perder al amor de su vida.


Accede para responder