Julián Pacheco


  • LSES

    unknown (7).png Julián Pacheco, nacido el 19 de octubre de 1964 es un hombre de 56 años que nació en el norte de Chile, criado en una familia pobre que vivía en Salar del Carmen, una salitrera en la ciudad de Atacama, desde los 5 años tuvo que trabajar con su padre, trabajos de fuerza y esfuerzo físico total eran comunes para él a la edad de 7 años. En esos tiempos el salario de recibía la familia era pagado con sal, y sobrevivían comiendo la canasta básica de una familia de escasos recursos. Su padre Sebastián Pacheco siempre le enseñó a ser un hombre esforzado y pese a que la mayoría del tiempo llegaba borracho a su hogar, siempre demostró ser bondadoso, siendo un ejemplo para Julián. Por su parte, la madre de Julián, Leonor, era ama de casa, quien siempre esperaba a su hijo con una sonrisa en el rostro. Alimentados la mayoría de veces solo con pan, lograron sobrevivir a las terribles condiciones de las salitreras.
    A la edad de 12 años Julián quedó huérfano, sus padres enfermaron de silicosis y no lograron sobrevivir a esta terrible enfermedad, ahora Julián se encontraba solo en la vida, logró escapar de la salitrera y se dedicó a trabajar en distintas empresas, carnicerías, verdulerías, amasanderías, siempre con ánimos de lograr obtener una vida digna. Cuando tenía 18 años fue enviado a ayudar en la guerra de las Malvinas, apoyando como paramédico en la 8ava escuadra de apoyo a los ingleses. Poco a poco fue creciendo y su futuro cada vez veía más luz, a los 25 años conoció a Esperanza, mujer que sería su esposa y madre de sus 2 hijos. Logró conseguir un empleo estable como comisario en el sector donde vivía y todo era paz, hasta que su esposa enfermó cuando Julián tenía 34 años de edad. Esperanza falleció de un cáncer enfocado en su hígado, dejando a Julián solo con sus 2 hijos, "Sebastián y Jorge". Enfocado en sus labores jamás logró dedicarle el tiempo necesario a sus hijos, quienes poco después del fallecimiento de su madre lo abandonaron independizandose lejos de él. Pese a que sufrió mucho a lo largo de su vida, Julián nunca se echó a morir, a los 29 años se graduó de la facultad de medicina en la Universidad de Chile, tomando la especialidad como médico de urgencias, logró un doctorado en psicoterapia, llegando a ejercer además en ciertas terapias ocupacionales y de consultas en un hospital de la ciudad Chile Life.
    Llega en busca de una nueva vida a Los Santos acompañado de sus dos sobrinos y su nieta, quienes a pesar del poco contacto que tuvieron con Julián siguen acompañándolo para recuperar el tiempo perdido.
    Julián está listo para invertir todo su cariño en sus familiares, saliendo de camping con ellos y dándoles regalos de todo tipo. unknown (13).png


Accede para responder