Felicidades, estás dentro.

Estás dentro de la BETA CERRADA. Puedes conectarte a GTAHUB y comenzar a jugar.
Ingresa la siguiente conexión dentro de RAGE: ++applicant.playIP++. Para ver cómo ingresar haz click aquí.

Todavía no llegó tu turno.

Estás registrado en la BETA. Para ingresar a GTAHUB, debes completar el proceso de whitelist https://gtahub.gg/fase2.

La BETA cerrada ya inició (FASE 2)

Los primeros 5000 registrados ya pueden ingresar a jugar. Escribe el correo con el que te registraste debajo para ver si estás en la WHITELIST

Amelia Creed (aka Rachel)



  • La Historia De Amelia Creed

    Historia del personaje

    Amelia Creed es una chica de 22 años que se hace llamar Rachel para proteger su verdadera identidad. Ella se muda a Los Santos porque desea relacionarse con el oscuro pasado de su padre, Adonis. Aunque nunca ha estado en Los Santos y no conoce a nadie en la ciudad, Amelia desea crearse un nuevo futuro donde ella pueda hacer sentir a su padre orgulloso de lo que ella logrará ser, y si ha de ser mala, será la peor.
    Su padre se llamaba Adonis Creed. Su madre se llama Roxanne Grey, y vive en Key Biscayne (una ciudad en el condado de Miami) en una casa cerca a la playa. Tiene un hermano mellizo llamado Juan Creed, quien estudia su postgrado en la universidad privada de Miami. Además, tiene un padrino llamado Maicol el cual ha sido como una figura paterna para ella y su hermano.
    Su padre solía ser miembro de una peligrosa mafia en Los Santos hasta conocer a Roxanne, quien deseaba pertenecer al C.N.P. En muy poco tiempo, Adonis y Roxanne se enamoraron perdidamente uno del otro. Sin embargo, Roxanne se unió a la policía, y esto le llevó a tomar la dura decisión de si entregar al amor de su vida o continuar con su sueño de ser policía. Roxanne presentó su dimisión en menos de una semana, ocultándole la verdad de su renuncia a muchas personas, incluyendo a sus superiores y a Adonis. Aunque la relación tuvo muchos obstáculos debido al pasado de Adonis, quien había decidido dejar la mafia por Roxanne, pudieron sobrellevarlos. Poco después de que Roxanne quedara embarazada, se casaron por lo civil y religioso. Desafortunadamente, Adonis falleció unos días después de la boda en un misterioso tiroteo al norte de Los Santos. Destrozada por la muerte de Adonis, Roxanne decidió mudarse de vuelta a Miami para dar a luz tranquila y criar a sus hijos en un ambiente más seguro que en Los Santos. Después de un mes, su mejor amigo, Maicol, se mudó a Miami para ayudar a su hermana, que, aunque no eran familiares de sangre, se querían como si fuesen familia. Aunque Roxanne amaba y extrañaba a su difunto esposo cada día de su vida como si aun estuviese vivo, no quería que sus hijos supieran del pasado oscuro de Adonis. Por lo tanto, ocultó el hecho de que él haya sido mafioso. Maicol también ocultó el hecho de que él había sido miembro de una banda antes de mudarse a Miami con Roxanne.
    Al principio ella trabajaba en una oficina de registros criminales en el centro de Miami, y vivían tranquilos en Aventura (otra ciudad en el condado de Miami). Eso fue hasta que pudo hacer más dinero vendiendo sus joyas, un diamante de un viejo amigo fallecido en Los Santos, y, mayormente, gracias a la venta de las armas de Adonis. Al invertir en el negocio de la familia por lado de su padre y triplicar su dinero, pudo dejar el trabajo y dedicarse al cuidado de sus hijos.
    Juan fue llamado así en honor al mejor amigo fallecido de Adonis, y Amelia fue nombrada así en honor a la mejor amiga fallecida de Roxanne. Ambos fueron criados con mucho amor y cuidado por Roxanne y Maicol. Juan era muy aplicado en la escuela y querido por todos sus profesores y amigos. Amelia también tenía buenas calificaciones en la escuela, además de ser muy alegre. Así fue hasta entrar en la secundaria, cuando su personalidad empezó a cambiar. Empezó a volverse muy rebelde; solía ausentarse de algunas clases, casi nunca le hacía caso a su madre, y mostraba una fascinación algo peculiar con las armas.
    Durante sus dos últimos años en la secundaria, Amelia empezó a ir al psicólogo una vez por semana. Roxanne no sabía qué hacer con el comportamiento de su hija, tenía el presentimiento que la ausencia de su verdadero padre le había afectado a Amelia, por lo que siempre trataba de decir cosas muy buenas de su difunto esposo. Lamentablemente, así como Adonis tuvo muy buenas cualidades y virtudes, también tenía un pasado que le absorbía, y de alguna manera u otra, perseguiría a sus hijos. Además, aunque Maicol hiso un gran papel de padre para Juan y Amelia, ellos eran conscientes de que él no era su padre biológico.
    El psicólogo de Amelia descubrió que, durante la niñez de Amelia, algunos niños le habían hecho “bullying” en la escuela. Amelia forzaba su felicidad para alegrar a su madre, y ocultaba la verdad a su hermano para que no diga nada. Sin embargo, la verdadera tristeza que sentía la consumía, por lo que empezó a buscar algunos hobbies para desahogarse. Así fue cuando un día, ayudando a limpiar la casa, encontró un arma en la oficina de su madre. Al sostener esa arma entre sus manos, Amelia sintió algo que nunca había sentido, y diferentes pensamientos se le vinieron a la cabeza. Rápidamente guardó el arma de vuelta a su sitio, pero desde entonces las armas se volverían su afición, e incluso empezaría a entrar a clases de pelea donde aprendería a defenderse. Roxanne quería que su hija desista de las nuevas actividades que realizaba, pero al verla contenta de verdad, permitió que siguiera, algo que quizás se arrepentiría en un futuro cercano. Poco a poco, Amelia empezó a desarrollar algo diferente dentro de ella, hasta que el psicólogo la diagnosticó con psicosis. Roxanne estaba aterrada y recordaba que su difunto marido también padecía de desordenes mentales, por lo que hiso lo posible por mantenerla tranquila y evitar que sus episodios de psicopatía salieran a la luz.
    Al graduarse de la escuela, Amelia entró a la Universidad de Miami como su hermano, y como su madre muchos años atrás. Juan estudió medicina y al terminar su carrera, entró de nuevo a realizar un postgrado. Amelia tenía muchas dudas sobre qué estudiar, pero debido a su fascinación con las armas, estudió ingeniería mecánica.
    En el cumpleaños #22 de Juan y Amelia, una persona llamó a la puerta mientras que ella estaba sola en casa. Su madre estaba haciendo unas compras para una fiesta esa noche, mientras que Juan estaba fuera con unos amigos. En ese momento, Maicol estaba en un viaje muy importante en Brasil, por lo que no pudo estar presente en el cumpleaños de Amelia. Aun así, le había dejado un regalo muy especial. Amelia estaba abriendo el regalo, cuando sonó el timbre. Ella abrió la puerta y se encontró con un hombre al cual nunca había conocido. Ese hombre iba vestido como un motero, pero no uno de ciudad, parecía más bien del tipo que anda por las afuera de la ciudad, o por el norte. Ella le preguntó quién era, pero él sólo la miró y le dijo que su mirada perdida le recordaba al padre de Amelia. Ella no supo qué responder, su madre nunca le había contado de ningún amigo o familiar de parte de Adonis. Ella asumió que debía ser un viejo amigo de la familia. Rápidamente, Amelia le invitó a tomar un café en la sala de la casa. Mientras le servía el café, el hombre no la dejaba de mirar a Amelia a los ojos, lo cual le hacía sentirse algo incómoda. Tan pronto ella sentó al frente del hombre, le preguntó su nombre. “Apolo”, dijo el hombre. Amelia le preguntó si era un viejo amigo de su padre, a lo que Apolo respondió que sí, y que también lo fue de su tío, Charles. Amelia estaba sorprendida, ella nunca supo de la existencia de algún tío. Ella le preguntó cómo supo de ella y de dónde vivía, a lo que él sólo respondió: “Me tomó tiempo.” Apolo suspiró, y le empezó a contar la historia de Charles y Adonis, aunque no le reveló todos los secretos, sí le explicó que tanto Adonis como Charles fueron miembros de una mafia, y que Roxanne lo sabía todo. Al terminar de escuchar la historia, Amelia estaba desconcertada y angustiada. Era la primera vez que se sentía genuinamente cerca de su padre, como si por fin supiera quien realmente fue él. Todas las cosas buenas que Roxanne le había dicho de Adonis, aunque eran algo ciertas, nunca tuvo el valor de decirles quien realmente fue él. Amelia empezó a llorar, sintiendo que había descubierto algo nuevo de ella misma.
    En ese momento, entró Roxanne a la casa diciendo: “¡Amelia! ¡Llegué a casa!”, pero antes que pudiese terminar la frase, los vio a Amelia y Apolo en la sala. La ropa de Apolo le trajo memorias a Roxanne, entendiendo rápidamente lo que estaba sucediendo. Amelia miró a su madre, y se acercó lentamente hacia ella. “¿Por qué, madre? ¿Por qué nunca nos dijiste la verdad?” dijo Amelia con lágrimas corriendo por su rostro. Roxanne le explicó a su hija que sea lo que sea que le haya contado, el pasado de Adonis estaba lleno de estrés, inquietudes, ilegalidades, y muerte, y que ella no quería eso para sus hijos. Juan llegó al minuto, y no tardó mucho Amelia en desvelarle todo lo que Apolo le había contado a su hermano. Juan, a diferencia de Amelia, estaba angustiado, pero más por su madre, quien se veía destrozada de la impresión que estaba perdiendo a su hija.
    Esa misma noche, Amelia cogió sus cosas y se fue de la casa. Roxanne no pudo detenerla, ya que el mismo comportamiento repentino y alborotado que Amelia presentaba le recordaba a su difunto esposo cuando se enojaba. Ella sabía que no podría convencerla, y que algo muy turbio en el futuro de su hija se avecinaba. Juan habló con su madre, y ella le lloró a su hijo por su disculpa de no haber sido honesta con él. A diferencia de su hermana, Juan le disculpó y se quedó a su lado, ya que valoraba todo lo que su madre había hecho por ellos. Juan también intentó convencer a Amelia de quedarse, pero ella estaba enojada y decidida a irse.
    “Tienes la misma personalidad que tu padre.” Dijo Apolo a Amelia. “Ambos explotan cuando se enojan.” Amelia no dijo nada. Después de un rato, Apolo le dijo que, si ella quería, podía ir a donde todo empezó, donde Charles y Adonis sacaron todo su potencial, y donde sus padres se conocieron y lo dejaron todo por amor.
    Decidida por explorar y conectarse con el oscuro pasado de su padre, Amelia dejó la universidad (estaba en su último año) y la ciudad en la que siempre había vivido para mudarse a Los Santos. Siguiendo las instrucciones que le dejó Apolo, Amelia decide esconder su identidad y optar por un nuevo nombre: Rachel.

    Personalidad en rol

    Rachel es una persona que modifica su personalidad dependiendo en qué situación o con qué personas se encuentra. En caso de estar con gente fuera de su círculo de banda o mafia, es una persona muy alegre, relativamente amistosa, y da la apariencia de ser hasta ingenua. Trata de ser coqueta, pero siempre desde la inocencia. Asimismo, muestra interés en ayudar a otros si esto significa ganarse su confianza. Sin embargo, una vez está dentro de su verdadero entorno, su personalidad cambia no a lo opuesto, pero a lo revoltoso y caótico. Siendo pues, una persona con fascinación a las armas desea poder tener la oportunidad de usarlas tan seguido como le sea posible. Además, su carácter alegre se convierte en una perturbadora risa enfermiza la cual refleja una persona inestable. Aun así, su lado compasivo también lo comparte cuando se encuentra cerca de la gente más preciada para ella (ya sea a solas o en público). De alguna manera u otra, los amigos más cercanos que tiene son como un soporte que une y mantiene en control su lado humano y desquiciado, haciendo que Rachel no pierda la cabeza.

    Atributos físicos

    Físicamente, Rachel es casi idéntica a su padre. Tiene la piel blanca, ojos de color avellana, y el cabello negro y largo. Mide 169 cm.

    Suele vestirse completamente de negro, o atrevidamente. También le gusta llevar ropa adecuada para pasearse por el norte, especialmente por las montañas.


Accede para responder