Felicidades, estás dentro.

Estás dentro de la BETA CERRADA. Puedes conectarte a GTAHUB y comenzar a jugar.
Ingresa la siguiente conexión dentro de RAGE: ++applicant.playIP++. Para ver cómo ingresar haz click aquí.

Todavía no llegó tu turno.

Estás registrado en la BETA. Para ingresar a GTAHUB, debes completar el proceso de whitelist https://gtahub.gg/fase2.

La BETA cerrada ya inició (FASE 2)

Los primeros 5000 registrados ya pueden ingresar a jugar. Escribe el correo con el que te registraste debajo para ver si estás en la WHITELIST

William Pérez Sevilla



  • William nació en México DF en 1965. De padres profesionales: su padre médico y su madre psicóloga, tuvo una infancia sin ningún tipo de contratiempos, en el colegio siempre tenía muy buenas calificaciones e incluso llegó a ser abanderado durante dos años consecutivos cuando cursaba el nivel secundario. Cuando se graduó, sus padres orgullosos de él, creían que su hijo estudiaría una carrera universitaria y sería todo un alumno prodigio. Pero para sorpresa de ellos, su hijo quería ser cantante, y sus padres no estaban demasiado felices con eso. Ellos a pesar de ser excelentes y reconocidos profesionales, eran personas muy conservadoras y de mente cerrada y no valoraban a los artistas, además creían que su hijo nunca iba a tener éxito porque los cantantes triunfan uno en un millón y él no tenía chances en ese ambiente. Por lo tanto no le permitieron seguir sus sueños y lo obligaron a estudiar medicina para seguir la tradición familiar de su padre. En la universidad, William se hizo de dos amigos inseparables que también compartían su misma pasión: Arnaldo Isaías Calderón y Javier Rosales Del Prado, dos fanáticos de la música Hip Hop. Entre los tres empezaron a ponerse de acuerdo para faltar a las clases y juntarse en grupos para rapear y empezar a adentrarse en el ambiente del Hip Hop. Arnaldo era también una persona novata en ese ámbito, pero Javier Del Prado ya contaba con contactos importantes no solamente en el mundillo del Hip Hop Chikano, sino que tenía contactos dentro de organizaciones criminales y relacionadas con el narcotráfico que andaban siempre a la pesca de algún incauto para reclutarlo para sus negocios ilegales. Y Javier Del Prado además era una persona con muy buen olfato que se daba cuenta cuándo alguien era muy inocente y podía caer fácilmente en esa trampa. Entonces empezó a influenciar mal a William Pérez Sevilla, siempre le prometía contactarlo con célebres personalidades de la música Hip Hop a cambio de ciertos trabajos sucios, como llevar cargamentos de droga a clientes, y lo engañaba diciéndole que en el mundo del Hip Hop si uno no consume drogas y se involucra en delitos nunca progresa. William como era una persona muy inocente y tenía mucho miedo de no poder lograr su sueño de ser músico de Hip Hop, siempre aceptaba. Como sabía que no contaba con el apoyo de su familia, y además era un muchacho muy influenciable, entonces siempre se dejaba arrastrar. Aquí en este punto es donde nos preguntamos si William en su infancia y adolescencia fue tan buen alumno y tan sobresaliente en el colegio porque realmente le gustaba estudiar, o porque quizás sus padres lo presionaban mucho con que tenía que ser el mejor alumno y que tenía que estudiar una carrera y hacer todo lo que determina el mandato social... yo ahora que lo pienso me inclinaría por la segunda opción... nunca lo sabremos. De ser así, podríamos pensar que William ahora de adulto empezó a destaparse y revelarse contra el autoritarismo de sus padres que no lo dejaban seguir sus sueños. William siguió siempre las directivas de su jefe, Javier Rosales Del Prado, hasta que un día terminó siendo detenido por la Policía De Seguridad Aeroportuaria, cuando intentaba subir a un avión con destino a España transportando un cargamento de 6 kg de cocaína escondidos en las paredes internas de una de sus maletas, lo que le valió una condena de 16 años de cárcel. William en la cárcel la pasó muy mal los primeros meses, ya que al ser un joven que fue muy sobreprotegido por su familia no se sabía defender demasiado y por eso lo solían tomar de punto y siempre terminaban dándole una paliza los demás internos y usándolo para que le limpie la celda a otros, les haga la cama y demás. Pero en un momento empezó a llevarse bien con un grupo de seis personas que estaban en el mismo pabellón en celdas cercanas, que empezaron a defenderlo de quienes lo atacaban, y empezaron a curtirlo para que él también aprenda como defenderse y manejarse en esos ámbitos marginales. De pasar el rato juntos a la hora de la comida y cuando compartían distintas actividades, el día que William salió de prisión siguió en contacto con esos siete internos, dos de ellos salieron el mismo día de prisión, y los cinco restantes salieron cuatro años más tarde. Entre ellos se pusieron de acuerdo y formaron una gran banda de Hip Hop que además se financiaba gracias a una enorme red de narcotráfico que estaba vinculada directamente con el alcalde de Ciudad Juárez, el señor Demetrio Santos De La Colina, un conocido narcotraficante que se comenta que ha estado imputado por utilizar las ambulancias de los hospitales públicos como delivery de drogas encubierto. Gracias a toda esa red, la banda de Hip Hop de William Pérez Sevilla junto a sus amigos que conoció en la cárcel de Veracruz donde estuvo 16 años privado de su libertad ahora está pisando fuerte en el mundo del Hip Hop. Hacen shows para casi 100.000 personas en reconocidos lugares nocturnos y se pasean por todos los canales de televisión importantes donde les dan prensa. Hasta la cadena de televisión Televisa que es la más importante de todo México los contrata muy a menudo para cantar en vivo. William parece que ya saborea con alegría su éxito y que llegó a cumplir su sueño, pero se entera de una noticia terrible: sus padres al enterarse del camino que tomó su hijo hoy en día se suicidaron porque no pudieron tolerar la situación. Cabe recordar que William no supo nada de sus padres durante sus 16 años en prisión, ya que los mismos estaban tan enojados y avergonzados por saber que su hijo terminó preso que no lo fueron a visitar ni un solo día de su vida en la cárcel, y hasta se mudaron del barrio donde vivieron toda su vida no solamente por miedo al "qué dirán" de sus vecinos, sino para borrar rastros y que su hijo no pueda encontrarlos más. Hasta han llegado a decirles a algunas personas que su hijo había muerto en un accidente, todo por la vergüenza de que la gente que lo conocía a William como alguien estudioso y sobresaliente se enterara del camino que tomó hoy en día. Cuando William se enteró de la muerte de sus padres, sintió muchísima culpa y empezó a entrar en una depresión muy grande que no podía manejar. Por lo tanto lo primero que hizo fue ir a buscar a Javier Rosales Del Prado y asesinarlo, como venganza por haberlo metido en ese ambiente y que él termine así. Sus compañeros de la banda de Hip Hop tan popular de la que formaba parte no estuvieron para nada de acuerdo y terminaron desvinculándolo, además la discográfica que los apoyaba terminó rescindiendo el contrato con la banda porque no quería que su imagen termine arruinada por estar vinculados con un asesino que cometió un aberrante crimen que salió en todos los noticieros. William empezó a tener cada día más odio y resentimiento, y sumado a que en la cárcel aprendió a moverse en el mundo del delito y la droga, terminó involucrándose entonces en una pandilla que cometía secuestros, robos violentos de todo tipo, robos de vehículos para traficar autopartes y narcomenudeo, además esa banda tenía varios de sus cabecillas arreglados con policías de rango alto, por lo cual gozaban de una impunidad importante.. Y así empezó la carrera delictiva de William Pérez Sevilla: de niño prodigio y mejor alumno en el colegio a ser uno de los criminales más temidos de todo México, y ahora habiendo cruzado las fronteras hacia los Estados Unidos para expandir a otras fronteras su actividad ilícita y buscado por la Interpol y hasta por el FBI en el país angloparlante del norte


Accede para responder