Felicidades, estás dentro.

Estás dentro de la BETA CERRADA - FASE 3. Puedes conectarte a GTAHUB y comenzar a jugar.
Ingresa la siguiente conexión dentro de RAGE: ++applicant.playIP++. Para ver cómo ingresar haz click aquí.

Todavía no llegó tu turno.

Estás registrado en la BETA. Para ingresar a GTAHUB, debes completar el proceso de whitelist https://gtahub.gg/fase2.

La FASE 3 ya inició

Escribe el correo con el que te registraste debajo para ver si estás en la WHITELIST.

Lenin Moreno.



  • Lenin, un pequeño hombre nacido en un país aún más pequeño llamado Ecuador. Durante su parto su madre, Rosa, falleció y el apenas sietemesino tuvo que criarse solo con su padre, Jorge, desde su nacimiento por su condición fue un momento de dolor para el padre y de mucho esfuerzo, y aunque Lenin creció sano su situación es complicada ya que aunque el siempre amo a su padre, no creció con el calor del amor de una madre. A los diez años, Jorge comenzaba a notar que su hijo de alguna forma y sin previo aviso su hijo comenzó a llamarle la atención las muñecas, el nunca ha tenido una pero siempre gozaba de ver a las niñas con ellas pues él no tiene muchas actitudes masculinas, y el padre ocupado en su taller no le daba el tiempo para poder enseñarle a andar en bicicleta o jugar al futbol pues este se ocupada mucho tiempo en el taller para brindar algo en el hogar y aunque al faltar constantemente el pan de cada día desde pequeño, Lenin ayudo a su padre en su taller de carros clandestino que tenían, y aunque era un taller carecía de maquinas especializadas e incluso herramientas para su labor. En su crecimiento el padre le enseñaba leer y escribir, también tuvo un maestro particular ya que no tenía para ponerlo en un colegio privado y su status de vida le impedía también asistir a una escuela pública, pues este maestro no era sino un cliente de su mecánica a quien por su ayuda se le hacían cambios de aceite en su vehículo cada que este requería uno. Y aunque Jorge siempre fue bueno con su hijo este desaparecía constantemente, se ausentaba de su hogar por días.
    A su corta edad, Lenin, ya se podía valer por el solo ya que de su padre había aprendido a cocinar lo poco que conocía y en la mecánica el atendía a clientes aun a sus diez años. Pasaron los días, meses incluso años y Jorge seguía desapareciendo sin ningún aviso, pero ahora con más frecuencia faltaba hasta por una semana completa. A pesar de todo Lenin amaba a su padre porque aun reconociendo las ausencias sabía que un padre es aquel que enseña, cría, educa, y el fue todo eso. Al cumplir los 15 años de edad, Lenin ya era capaz de ser complemente independiente dentro lo que podía a esa corta edad gracias a todo lo que le enseño su padre que aun siendo poco fue lo necesario siendo este ya casi el jefe su taller. Llegando casi las vísperas navideñas Lenin regresa a casa luego de cerrar el taller a las cinco de la tarde como todos los días y encuentra la puerta abierta… sin ninguna preocupación entra y queda sorprendido al encontrar toda la casa revuelta, cuadros caídos, muebles volteados, cajones abiertos, el televisor destruido y pero aun así lo que más asustado lo dejo fue al no encontrar a su padrea acostado en el mueble por sus constantes dolores de espalda padecía y aunque el desaparecía constantemente este nunca salía sin su reloj Casio color oro que le pertenecía a su esposa antes de fallecer.. Este asustado por todo el desorden y la desaparición de su padre hizo cuanto pudo buscando por el sector donde vivía, preguntando a cada vecino cerca de su hogar si había visto algo, pero nadie tenía respuestas para él, recorrió cada hospital de la ciudad y cada centro de rescate, cada comisaria con el fin de encontrar algún indicio de dónde estaría… pasaron los días y semanas, sabía que la policía en ese lugar donde vivía era muy lenta y los casos de desapariciones los dejaban pasar por alto. Ya casi cumpliendo sus dieciséis años aun no tenía respuestas, ni siquiera tenia un indicio de lo que había sucedido. La soledad lo carcomía, el saber que su padre andaba por ahí perdido o peor aún con algún problema que lo sobrepasaba era lo que más lo angustiaba.
    Pasaron dos años de aquel suceso, Lenin ya con dieciocho años dueño y jefe de la mecánica que le dejo su padre, se encontraba perdido aun con todas las cargas que él tenía lo sobrepasaban, perdido en el sendero de la vida no encontró refugio para descansar de aquella soledad y tristeza que marco la desaparición de su padre y junto a la perdida de su madre en su nacimiento se encontraba completamente descaminado. Lenin ya no podía soportar aquel dolor en el que vivía y entonces decidió un día quitarse la vida, el método que usara le parecía irrelevante no tenia quien sintiera tristeza o el pesar de reconocer aquel cadáver que de alguna forma se arrebato su vida, este solo tenía un gato callejero que rara vez lo visitaba por un poco de comida, no tenía donde regresa a aquel en el cual el llamaba hogar. El día que decidió acabar con su vida se dirigió hacia la mecánica para despedir el lugar junto con el recuerdo de lo fue y le enseñó su padre, dejaría el taller cerrado para siempre, tapando con mantas cada maquinaria que alcanzo a comprar y todo lo que había logrado conseguir como jefe y dueño del taller durante la ausencia de su padre pese a las condiciones, es por eso que él perdido en sus recuerdos, cerraría el negocio de su amado padre para siempre para acabar con su vida y su dolor. Al entrar por las puertas de su taller encuentra un sobre color morado que había sido ingresado por la parte baja de la puerta, al abrirla este reconoce que es una carta escrita a puño y letra por su padre, sus lagrimas empiezan a correr por sus mejillas y así cada vez con más intensidad por cada línea que bajaba, en esa carta ponía lo mucho que extrañaba de ver a su hijo pero que estaba bien, que nunca va a olvidarlo y a preocuparse por el aunque ya este hecho todo un hombre a quien incluso le enseño a leer y que le daba gracias porque antes de tenerlo, Jorge era solo un mecánico aprendiz que solo se dedicaba a las apuestas en casinos y peleas de gallo, también agradece a su Rosa por encaminarlo hacia una mejor vida, que por cumplir aquello que prometió de amarlo y respetarlo por siempre durante su existencia, y no menos importante si no que muy agradecido con la vida de su hermoso y pequeño hijo para que lo perdonara por abandonarlo, que nunca olvidara que tanto el como su madre aunque no pudo conocerlo mucho tiempo lo amo y lo amara por siempre. Luego de mucho llano y desesperación al leer las palabras de su padre en la carta se sintió frustrado e impotente al saber que su padre seguía por ahí con vida y no tener ningún detalle de su paradero, una vez más decide ir en busca de su padre, ya olvidándose complemente de ese pensamiento suicida que tenía, su cabeza estaba como una maquina de vapor, en constante y profunda máquina. Si bien es cierto Lenin sabía que no tenia ninguna pista concreta de su paradero, pero lo que si sabía es que el día que desapareció encontró no solo la pérdida de su padre si no recordó el detalle de que toda su casa estaba revuelta, algo no le cuadraba y aunque sabia que era su letra podía intuir que no se encontraba bien… Lenin necesitaba respuestas, busco por casi dos semanas en cada sitio virtual y físico donde vendían dicho sobre sobre morado tan peculiar en el que encontró la carta pero no encontró respuestas. El buscaba algún tipo de información oculta en ella, pero lo único notorio era que en la parte final de la carta había una especie de signos con un especio entre ellas y de igual forma en la parte posterior del sobre encontró unos números, pero Lenin suponía que era un sistema de código de entrega. Un día de ente tanto en lo que derramo muchas lágrimas luego de estar sentando en el escritorio de tu casa cada día revisando una y otra vez la misma carta, sin darse cuenta la luz de la luna entraba por su ventana, la oscuridad, la carencia de luz se apoderaba de la casa, solo la luz de esa pequeña lampara sobre el escritorio en el que se encontraba, estaba encendida; desesperado y frustrado se levantó arrojando la carta sobre el escritorio justo encima del sobre morado en el que llego esta y fue sino hasta ese entonces cuando su llano y lagrimas se cortaron inmediatamente cuando se dio cuenta que al juntarlas una encima de otra justo debajo de aquella única zona de luz en la habitación justo debajo de la lampara, encontraría así que códigos que él pensaba que era de entrega, era si no unas coordenadas las cuales se leían como “34°03'08.0"N 118°14'37.3"W” . Inmediatamente saco su teléfono y busco por internet donde quedaba dicho lugar. Anonadado por la situación, desconcertado por la emoción de tan solo saber que esa pudiera ser una pista o quizás tan solo una mera coincidencia, se levantó rápidamente y corrió hacia su cama, se agacho para sacar una maleta desde debajo de esta en donde Lenin tendría todo el dinero que alguna vez fue pensado para la expansión de tu taller que tenía, corrió al armario y agarro todo lo necesario para tomar el siguiente barco hacia su destino. Sabía que debía comenzar una nueva vida, no sería nada fácil pasar desapercibo por la ciudad para encontrar a los culpables de la desaparición de su padre, por eso este usaría un disfraz y aparentar ser otra persona, este se hará pasar por un minusválido para así tener y llegar a crear al confianza que puede generar el pesar de las personas desde la perspectiva de sus ojos debido a su condición, pues esta era la única salida que él tenía para atravesar por el medio de este lugar que era lo suficientemente inmenso como para pensar en encontrarlo en poco tiempo; se dirigió hacia el taller y se llevó así sus herramientas más básicas para ejercer de mecánico en el lugar ya que sabía que la búsqueda sin mas pruebas de su padre no sea tan fácil, pero su corazón creería firmemente que lo contraria.
    Personalidad:
    Sociable
    Carismático
    Humilde
    Decidido

    Miedo:
    No poder encontrar a su padre
    Encontrar a su padre y que no lo reconozca
    Aspiraciones:
    Conocer el paradero de su padre
    Encontrar las respuestas por su desaparición.


Accede para responder